Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia pretende juzgar ahora a 'el Arropiero', después de 21 años preso acusado de 22 asesinatos

La Sección Segunda de lo Penal de la Audiencia Nacional pretende someter a juicio a Manuel Delgado Villegas, el Arropiero, quien lleva más de 21 años recluido acusado de 22 asesinatos. Sin embargo, tan grave acusación no ha sido probada jamás, puesto que Delgado nunca ha sido juzgado: la Audiencia Nacional se limitó a aparcar el asunto en 1978, mediante un auto en el que decretaba el archivo del caso y el internamiento a perpetuidad del detenido en un establecimiento psiquiátrico penitenciario.

Delgado Villegas está considerado oficialmente como "el mayor criminal de la historia de España". Lleva recluido, sin haber sido juzgado, desde que fue detenido el 18 de enero de 1971 en El Puerto de Santa María (Cádiz). La justicia, hasta ahora, no ha sabido qué hacer con él y lo tiene aparcado desde hace 21 años en diversos establecimientos psiquiátricos penitenciarios, sometido a un régimen carcelario. Sin embargo, es un ciudadano limpio de antecedentes penales, según el certificado oficial expedido por el Registro Central de Penados y Rebeldes.Todo es confuso y oscuro en la vida de Manuel Delgado. Ni siquiera se conoce con exactitud la fecha de su llegada al mundo: en unos documentos aparece como nacido el 25 de enero de 1943, mientras que en otros se indica la fecha del 3 de diciembre de ese mismo año.

El Arropiero fue capturado en 1971 bajo la acusación de ser el presunto homicida de la joven Antonia Rodríguez Relinque, con la que mantenía relaciones amorosas. La policía informó entonces que había confesado durante los interrogatorios una larga lista de crímenes, tan extensa que los agentes llegaron a pensar que el detenido se atribuía semejante relación de horrores por simple afán de protagonismo.

El crimen más antiguo que se imputa a Delgado es el homicidio del cocinero Adolfo Folch Montaner, de 45 años, cuyo cadáver fue hallado el 21 de enero de 1964 en la playa de Garraf, en Barcelona, con la cabeza destrozada por una piedra. El Arropiero, según su confesión, mató a Folch cuando éste dormía y después le quitó la cartera y el reloj.

Reconoció también haber matado a 22 personas, entre ellas a la joven hippie francesa Margaret Héléne Boudrié, estrangulada en junio de 1967 en Ibiza; al agricultor Venancio Hernández Carrasco, asesinado en julio de 1968 cerca de la localidad madrileña de Chinchón, y al millonario catalán Ramón Estrada Saladrich, encontrado sin vida en abril de 1969 en las oficinas de la empresa Nomar, en Barcelona. Por si no tenía ya bastantes cadáveres a sus espaldas, la policía le atribuyó posteriormente el famoso crimen de la tinaja: la muerte de la prostituta Natividad Romero Rodríguez, hallada el 13 de agosto de 1963 en una tinaja de la finca La Hinojosa, en las proximidades de la capital madrileña.

Atropello legal

Durante lustros, la Audiencia Nacional dio por hecho que Delgado no podía ser juzgado porque padecía un trastorno mental permanente. Hace cuatro años, el letrado madrileño Emilio Rodríguez Menéndez volvió a remover el caso. Los forenses del Juzgado de Instrucción número 3 de Alicante y los psiquiatras del hospital de la misma ciudad han emitido recientemente sendos informes señalando que Delgado tiene capacidad para ser sometido a juicio, según se ha conocido ahora.La Sección Segunda de la Audiencia Nacional estima en una providencia que el auto dictado en el año 1978 ordenando la reclusión a perpetuidad de el Arropiero en un establecimiento psiquiátrico puede ser "incompatible con el sistema de garantías de derechos fundamentales previstos en la ley".

El tribunal ha solicitado que el fiscal informe sobre la procedencia de decretar la anulación de dicho auto "y en consecuencia, proceder al enjuiciamiento de Delgado para que se dilucide en dicho acto sobre su culpabilidad o inocencia". También requiere la opinión del fiscal sobre la procedencia de "dejar sin efecto de forma inmediata la medida de internamiento sine die" de el Arropiero a cambio de su traslado a un sanatorio psiquiátrico civil.

La Audiencia Nacional ha ordenado que Delgado sea reconocido en la Clínica Médico Forense de Madrid para que los facultativos dictaminen sobre su situación psicofísica y establezcan "si es apta para poder participar en un juicio que duraría previsiblemente varias sesiones". Según el abogado Emilio Rodríguez Menéndez, el famoso recluso, que se encontraba recluido en la prisión de Alicante, ha sido trasladado al Hospital Penitenciario de Madrid.

Rodríguez Menéndez se mostró ayer muy contento de la postura mostrada por la Sección Segunda de la Audiencia Nacional y confía en que el ministerio fiscal no se oponga a que se inicie el juicio oral contra el Arropiero, teniendo en cuenta los diversos dictámenes médicos y jurídicos reunidos en el sumario 23/78.

"La aplicación de la reclusión a perpetuidad que pesaba sobre Manuel Delgado viola completamente la Constitución y los más elementales derechos humanos", declaró el letrado. Éste cree que debe resolverse "de forma urgente" esta situación "ilegal".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de septiembre de 1992

Más información

  • El tribunal considera ilegal la reclusión perpetua de Manuel Delgado