Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Niños

Los padres de Jordi han elegido este pueblo, irremediablemente perdido en los Pirineos. Han venido al siglo pasado luego de andar por Sevilla. Al nifio le ha costado un par de horas del primer día escoger las calles adecuadas para trazar un circuito a su medida. Desde ayer le sigue a rueda Jesús, uno de aquí. Son amigos porque vinieron a la tienda y Jordi dijo: "Te invito a dos duros", y Jesús, "gracias", y cogió un regaliz y una gominola. Son amigos porque, en el banco de afuera, Jordi memoró cada detalle de cada pabellón, aseguró que "también la barba de Fidel Castro era blanca y larga, larga, como si fuera Papá Noel". Los ojos de Jesús eran dos barcos, hacían aguas por borda y por popa, como los de su compafierito, cuando se enteraban de que a Paca, la última vaca que quedaba por parir, hubo que hacerle cesárea así y así, según sus manos lo narraban. Pueden cultivar, una amistad tan simple, intensa y sana, porque son unos afortunados. Pertenecen a esa rara clase de nifios que tienen la fortuna de no estar en Sarajevo, ni en el Kurdistán, ni empufiando las piedras de la Intifada, ni a merced de los tifones en Bangladesh, ni del cólera en Perú, ni de los es cuadrones de la muerte en Brasil, ni de la desertización y el hambre en gran parte de África, ni... -

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS