Sexo, sol y sangría

'Eldorado', el nuevo serial de la BBC, localizado en el sur de España

Dicen los británicos que Eldorado será un éxito porque llega oportunamente en tiempos de recesión y, en tales circunstancias, este folletín de "sexo, sol y sangría", como ya se le conoce, es el mejor reconstituyente. Lo cierto es que la BBC se ha empeñado a fondo con esta soap que ha costado 10 millones de libras -unos 1.800 millones de pesetas- que, de no funcionar, habrá proporcionado argumentos de peso a los que critican el empleo que la televisión pública da al dinero del contribuyente.

Aseguran los portavoces de la BBC que Eldorado "no puede fallar". Pero la apuesta no sale sin riesgos. En primer lugar, porque es el primer serial británico localizado fuera de sus fronteras. En segundo lugar, porque es el primer proyecto dramático de esta envergadura encomendado fuera de la casa a un productor independiente (Cinema Verity/JD and T). Y, por último, por esos millones de libras empleados en construir el decorado de la urbanización (en Coín, Málaga) en la que transcurren las aventuras de ese grupo multinacional (30 personajes regulares, 18 de ellos interpretados por actores británicos) afincado en el sur andaluz. Gastar este dinero en España, aunque tenga por finalidad internacionalizar la producción, ha provocado más de un sarpullido. El ministro David Mellor lo hizo constar así en una entrevista por televisión: "A la gente le gustaría saber por qué hay que construir, con el dinero del canon, una urbanización de 10 millones de libras en España". Realmente, sólo dos millones han sido empleados en los decorados andaluces del serial y, como apuntan en la BBC, esa cantidad hay que repartirla entre los 156 episodios del primer año.Base popular

La emisión de Eldorado ha proporcionado una ocasión pintiparada para volver a plantear el papel que debería desempeñar una televisión de servicio público en el marco de la feroz competencia actual. Muchos querrían que la BBC se limitase a emitir los programas que ignora la televisión comercial, mientras que la BBC no quiere, lógicamente, perder su amplia base popular y dejarle el campo libre a la competencia. Producciones como Eldorado "vigorizan" la parrilla y permiten después hacer programas más minoritarios, lo que no quiere decir, como sostenía en una entrevista el director de BBC-1, Jonathan Powell, que la cadena, esté tiranizada por el gusto de la mayoría".

La ansiada mayoría, por lo que se sabe hasta el momento, aún no ha reaccionado ante Eldorado (estrenada el 6 de julio) en la medida necesitada. Tanto en publicidad previa como en política de programación no se han escatimado esfuerzos. Sí ha reaccionado con prontitud, y no siempre favorablemente, la crítica. Para unos es una versión descafeinada de otro famoso seria¡ de la BBC, East Enders (ambos creados por la pareja Julia Smith y Tony Holland), pura fórmula sin sustancia. Para otros, es simplemente su carácter light escapista al estilo de los soleados y blandos seriales australianos que tan bien se han radicado en la BBC (Neighbours, sin ir más lejos) lo que le abre un futuro prometedor en tiempos de recesión.

La promesa del sol y el reparto multinacional ha debido ser sin duda un buen gancho para que las televisiones públicas de Dinamarca y Suecia compraran prácticamente a ciegas los 156 episodios del primer año sin haber visto más que unos cuantos trailers. Algún comentario en la prensa explicaba el pasado mayo que las conversaciones de la BBC con la mayoría de las televisiones públicas europeas para que participasen en la producción estuvieron lastradas por la poca disposición a dar detalles sobre la serie antes del mes de junio. Según una publicación, un acuerdo de coproducción con TVE fue desestimado porque la BBC y la productora temían perder el control editorial.

Una coincidencia inoportuna ha venido a restarle eficacia al mensaje de Eldorado. La publicidad previa destacaba como objetivo de la nueva comedia "colmar esa gran fantasía inglesa de irse a España y abrir un bar".

Es pronto para lanzar las campanas al vuelo, teniendo en cuenta las fuertes fluctuaciones de audiencia de Eldorado hasta el momento. Pero nadie ignora que los seriales necesitan un tiempo de impregnación. Aunque el aterrizaje de éste se haya producido con un sonoro olé.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de agosto de 1992.

Se adhiere a los criterios de