"En HB hay un sector que no ve claras las cosas"

Antxon Etxebeste, en sus escritos, describe una Herri Batasuna "resentida en sus confianzas directivas, y donde comienza a enquistarse el sector crítico (nada menos que el 15%)." Esto "implica que hay un sector pequeño que puede generar contradicciones a corto plazo y esto nos tiene que dar mucho que pensar porque supone que dentro del Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) hay un sector que no ve claras muchas cosas. Esto hace poco era impensable".

Antxon viene a corroborar las afirmaciones del consejero vasco de Interior, Juan María Atutxa, en el sentido de la creciente participación en la trama terrorista de elementos de la estructura política del MLNV. "La incorporación a trabajos organizativos [de ETA] de miembros cualificados del movimiento, también es un claro índice de las dificultades que se atraviesan".

Más información
"Un abrazo desde Fuerte el Álamo"
Santo Domingo simuló una extradición de etarras a España para obligar a ETA a iniciar una tregua

Etxebeste muestra su "asombro y decepción ante la continuada caída de documentos y archivos que desvelan las líneas estratégicas de la Organización [ETA] y del MLNV, y ponen al descubierto interioridades y contradicciones en el seno de la Vanguardia [ETA] y del MLNV".

Riesgos mal calculados

Antxon, que se lamenta del "no afianzamiento de KAS", admite que Ia existencia de un sector firme del 20% de la población en torno a la autodeterminación por sí sólo no va a obligar al Gobierno español, y que con este 20% y la lucha armada no se está consiguiendo aglutinar sectores más grandes".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Y también pasa factura a la caída dirección de ETA: "¿El actual resultado no ha sido producto de una política de riesgos mal calculados?. ¿No ha sido producto de una falsa interpretación de la situación y errores de cálculo, en lo concerniente a las capacidades de resistencia y ataque propias? Porque desarrollar una escalada militar como la de comienzos de año sin una retaguardia asegurada mínimamente, sin un frente negociador garantizado en el ejercicio de sus funciones, y sin una Herri Batasuna vacunada frente a la infección propiciada por el deteriorado estado de salud de ETA, significa un grave riesgo de voluntarismo y de irresponsabilidad por parte de la dirección política del proceso".

Cuando Antxon defiende la apertura de una discusión interna en ETA y en el MLNV para lograr una "una readecuación objetiva" de la línea política" y una "profunda revisión de los presupuestos organizativos" [militares], lanza un claro aviso: "A pesar de que hoy no estamos en las mejores condiciones para un debate, mucho dudamos de que mañana estemos en mejores condiciones y encima con el lastre de seguir por un sendero cuyos resultados son lamentados por todos".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS