Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV dice que el actual marco jurídico no evitará que los vascos sean lo que deseen

El portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV), Joseba Egibar, criticó ayer la postura "reaccionaria y conservadora" mantenida por HB durante el último de los encuentros bilaterales. Egibar respondía así a la petición de HB para modificar el actual marco jurídico y político e incluir, tanto en la Constitución como en el Estatuto de Gernika, el derecho a la autodeterminación. "Euskadi será lo que los vascos quieran que sea, y no habrá ningún marco jurídico que se lo impida", subrayó Egibar.

Las delegaciones de ambas formaciones realizaron, durante el encuentro de más de cinco horas que mantuvieron el viernes en la sede de HB, un nuevo análisis del Estatuto de Gernika y de la Ley de Amejoramiento del Fuero de Navarra.Durante la segunda ronda del diálogo, a falta de dos reuniones y de las sesiones de propuestas definitivas, HB insistió en la necesidad de modificar el actual marco jurídico político y reconoció que los navarros tienen derecho "a que se les pregunte si quieren o no participar en un proyecto nacional junto al resto de las provincias vascas". Ante esta declaración, el presidente navarro, Juan Cruz Allí, señaló ayer en Sevilla: "Es legítimo hablar de lo que cada uno quiera pero no lo es y lo no puede ocurrir es que unas conversaciones impongan la voluntad a un pueblo que la tiene que formar por sí mismo".

Egibar aclaró, en respuesta a las críticas de otros partidos, que el PNV "no va a pedir a HB que condene a ETA porque ahí está precisamente la razón de ser de HB, en ETA. Lo que hay que hacer es que desaparezca ETA. En ETA tiene que haber la inteligencia suficiente para decidir que tienen que dejar de matar y disolverse. Sin embargo, esto no es ni rendición ni claudicación".

Las discrepancias entre los dos partidos volvieron a aflorar al analizar el enfrentamiento entre Euskadi y Madrid. Este hecho, reconocido en el último documento del Pacto de Ajuria Enea, se convirtió en el centro del debate. Mientras tanto, HB cree que la solución a la violencia se producirá cuando desaparezca el conflicto, el PNV propuso "desmenuzar ese problema".

Por su parte, el portavoz de HB, Jon Idígoras, subrayó Zalla (Vizcaya) que Ia clave, al final, la tiene el PSOE". Para Idígoras, tanto el PNV como HB tienen Ia obligación de hacer que este partido se mueva y que entienda que hay que abordar una negociación política global y pactada". El PNV se comprometió ayer a que cualquier acuerdo que se alcance con HB "pase por los procesos que prescribe el actual ordenamiento jurídico".

El presidente de Eusko Alkartasuna, Carlos Garaikoetxea, por su parte, calificó las conversaciones de "improvisadas, frívolas y oportunistas", y solicitó al PNV que exija a HB una tregua de ETA". El presidente de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés, manifestó: "El PNV está sustituyendo el pacto de Ajuria Enea por una política unilateral".

Tanto el PNV como HB se refirieron en sus respectivas comparecencias a la expulsión de la coalición abertzale del abogado Txema Montero. Frente a la satisfacción expresada por el PNV, que se congratuló de que Montero compartiera buena parte de sus tesis, Jon Idígoras, subrayó que si el discurso de Montero coincide con el del PNV, "desde luego no puede militar en HB; tiene que hacerlo en otro sitio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de junio de 1992