Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jugadores del Barcelona consideran inoportuna la decisión de Núñez de no acudir a la reelección

ENVIADOS ESPECIALESLos jugadores del Barcelona se mostraron incrédulos y contrariados por la decisión de Josep Lluís Núñez de anunciar en vísperas de la final de la Copa de Europa que el próximo año no se presentará a la reelección a la presidencia de¡ club. Algunos no dudaron en calificar su anuncio de "inoportuno". Otro incluso se atrevió a bromear diciendo: "Ahora, cualquier día, nos dirá [Núñez] que se le ha aparecido Jesucristo y le ha dicho que debe continuar". Los jugadores debatieron el asunto antes del entrenamiento. La consigna fue aparcar los comentarios hasta después de la final.

Los azulgrana coincidieron en calificar de "sorprendente" la decisión de Núñez. La mayoría de ellos dio a entender que, pese a tratarse de una postura particular, no es el momento más idóneo para comunicarla. "Hay que dejar el tema aparcado al menos hasta el jueves. Entonces ya habrá tiempo para hablarlo", reiteró el capitán, Alexanko, que mañana disputará su séptima final europea."El único entorno que nos debe preocupar es el del vestuario. No debemos permitir que nada nos invada", prosiguió Alexanko; "el próximo partido es lo suficientemente importante como para no dedicar tiempo a esas cuestiones". La única valoración que realizó fue ésta: "Es un tema personal que el presidente debe madurar con su familia, pero la plantilla no debe juzgarlo. Lo hemos comentado en el vestuario y punto, pero ahora este vestuario se ha cerrado y nada puede afectarle".

"Cada uno puede decir lo que quiera", dijo Laudrup. "Yo considero que tal vez se trata de un tema demasiado importante como para comentarlo ahora. Hubiera sido mejor esperar al jueves para anunciar esta decisión". "Los demás no deben valorar las decisiones personales" matizó Zubizarreta. "Lo que debemos hacer los jugadores es intentar ganar para que él [Núñez] y la afición estén contentos".

"Hay que respetar su opinión", observó Koeman, "pero los jugadores no le hemos dedicado ni un minuto al asunto Hay tiempo para hablarlo; sucede lo mismo con Stoiclikov. Nuestros pensamientos están ahora en el partido y en nada más". Guardiola coincidió en la misma tesis que el holandés: "No hay nada que decir. Estamo muy concentrados y no nos va a afectar".

Quizá el más atrevido públicamente fue Amor. "En la calle hay más nervios que en el vestuario", expuso. "La decisión del presidente me ha pillado de sorpresa, pero le queda un año de mandato y todavía puede pasa cualquier cosa", añadió. "Lo que sí tengo muy claro es que cumplirá hasta el último día como lo ha hecho hasta ahora. Núñez sigue siendo el presidente y estamos con él, y él con nosotros; seguiremos unidos hasta el final".

"El tema es ciertamente importante", concluyó Bakero, uno de los portavoces del vestuario. "Pero por encima de todo está el Barcelona. Yo no puedo dar consejos a nadie. Núñez tendrá sus razones para hacer lo que hace. En cualquier caso su decisión no tiene por qué afectar al vestuario. La plantilla ya ha superado otras circunstancias adversas y también superará ésta".

Postura de Cruyff

"Hay que respetar la decisión del presidente", afirmó Cruyff en su primera intervención en la conferencia de Prensa previa a la partida de la expedición azulgrana hacia Londres. "A mí me ha sorprendido", prosiguió, "pero para el Barcelona su actitud puede tener mucho valor, porque todavía le queda un año de mandato y hay que afrontar muchos cambios. Núñez puede ser una persona que ayude enormemente a afrontar estos cambios, porque podrá pensar exclusivamente, en un 100%, en el club y no en otras cosas", refieriéndose a las próximas elecciones presidenciales previstas para la primavera de 1993 que es cuando Núñez acaba su mandato y Cruyff su contrato con el Barcelona.

"Mi trabajo es poner las bases para el futuro", argumentó. "Este club corre un enorme peligro, porque es famoso, es más que un club, es.... Quiero decir que todo eso exige profesionalidad. Teniendo en cuenta los cambios que se avecinan dentro de la institución debe haber gente más profesional. Antes quizá podían esconderse algunas cosas, pero ahora ya no. La gente debe ser más profesional".

El entrenador azulgrana, finalmente, se planteó una pregunta cuando se le requirió sobre quién podría ser el sustituto de Núñez: "¿Soy tan importante como para que pueda elegir un presidente?". Y cuando se le recordó precisamente que sus manifestaciones se calificaron de decisivas cuando se pronunció a favor de la elección de Núñez, respondió: "Aquella vez eran otras circunstancias. Ahora las cosas son serias y hay que tratarlas, por tanto, en serio. En el fútbol se maneja mucho dinero, y hasta ahora sólo había una persona que aglutinaba todo el poder".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de mayo de 1992

Más información

  • Cruyff pide que el presidente le ayude en la reconversión del club