Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Santiago Kastner, musicólogo ibérico

La muerte de Santiago Kastner hace tres días, nos priva de una de las grandes figuras de la musicología ibérica y, sin lugar a dudas, del hombre que más y mejor contribuyó al estudio, análisis y difusión de las escuelas de tecla en España y Portugal. Nacido en Londres el 15 de octubre de 1908, Kastner era y se sentía portugués, pero su formación la hizo sucesivamente en Amsterdam, Leipzig y Barcelona. En la capital catalana trabó amistad y siguió las enseñanzas con mosén Higinio Anglés, por lo que estuvo muy ligado al comienzo de las actividades del Instituto de Musicología.

Músico práctico, sus actuaciones como clavecinista fueron muchas, a la vez que desempeñaba la cátedra del viejo instrumento en el Conservatorio Superior de Lisboa. Ya en 1936 publica su Música hispánica, y cinco años después aparece un libro altamente interesante y, en muchos aspectos, clarificador: Contribución al estudio de la música portuguesa y española. En él quedan patentes los lazos culturales, históricos y estilísticos que unen la música lusitana y española, al tiempo que se destacan las diferencias de matiz o de orientación, sobre todo cuando el imperio del nacionalismo vuelve a los creadores de cada país sobre sus propias herencias tradicionales, bien fueran folclóricas o cultas.

Sus trabajos de investigación fueron incesantes, y gracias a ellos sacó a la luz no escasas riquezas que estaban escondidas en los archivos cortesanos o catedralicios (Coímbra, Badajoz, Tuy, Palencia), lanzó colecciones de clavecinistas españoles y cravistas portugueses, publicó inéditos y facsímiles de gran interés, puso en circulación las sonatas de Seixas, la música para dos instrumentos de teclado de Antonio Soler o la de los artistas ibéricos del siglo XVII.

Fue preocupación de Santiago Kastner la musicología comparada, y en esta materia conectó con acierto el arte de nuestros creadores ibéricos con los de las escuelas extranjeras, italianas, alemanas o nórdicas, y a la vez buceó en rincones históricos tan sugestivos como el viaje a Italia de Antonio y Juan de Cabezón.

En materias menos frecuentadas por él, como la de la contemporaneidad, le debemos una aguda y temprana biografía de Federico Mompou (1945). Santiago Kastner era un gran erudito y también un humanista de hondo calado y extensos conocimientos. Como estudioso y como artista sumaba al rigor germano la imaginación latina y el amable señorío lusitano. Habrá que reunir toda la obra de Santiago Kastner, que por sí misma constituye un importante capítulo de la historia y la musicología de los países ibéricos. Me parece una proposición digna de aunar los esfuerzos de Portugal y España, a los que el musicólogo desaparecido entregó todas las horas de su existencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de mayo de 1992