Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los médicos del Madrid atribuyen a motivos psíquicos las lesiones de Prosinecki

¿Por qué se rompe Prosinecki? Es la pregunta que todo el mundo se hace. La respuesta no la conoce nadie. Todos los métodos para que las lesiones no se repitan han fallado. Ni el mimo con que los recuperadores han trabajado con él estos meses, ni las numerosas pruebas que se le han realizado han servido para nada. Miguel Ángel Herrador, jefe de los servicios médicos del Madrid, asegura no haber encontrado causas físicas que provoquen tantas lesiones: "Prosinecki está viviendo un periodo de adaptación que le está afectando psicológicamente, y tiene, por ello, más facilidad para lesionarse".

MÁS INFORMACIÓN

Robert Prosinecki ha logrado en España un récord dificil de superar: cinco lesiones musculares en nueve meses. El jugador, que llegó a España precedido de una larga polémica sobre su traspaso y una fama de estrella, sólo ha podido jugar tres partidos de Liga y dos de la Copa de la UEFA. Escasa rentabilidad para el Madrid, que pagó por él 2.500 millones de pesetas. Pero al Madrid ya no le preocupa que el que iba a ser su buque insignia no haya jugado apenas esta temporada. Su contrariedad es que la agonía se repite. Tras la cuarta lesión muscular, cuando los médicos optaron por someter a Prosinecki a una intervención quirúrgica, Miguel Ángel Herrador decidió tomarse con calma la recuperación del jugador, y, aún más, saber a qué se debían tantas lesiones.Prosinecki tiene un pasado plagado de lesiones. En Yugoslavia ya se le trató de problemas musculares. Pero Herrador ya lo sabía. Cuando examinó al jugador tras llegar al Madrid aseguró: "He visto a pocos jugadores que hayan recibido tantos golpes como él".

A Robert, al que una aguja le provoca un miedo atroz, se le han realizado docenas de análisis. "Los problemas musculares, entre otras cosas, pueden deberse a infecciones. Pero todas las analíticas que se le han hecho buscando alguna causa no han revelado nada", dice Herrador. Además, para descartar infecciones, Prosinecki visita periódicamente la consulta de un dentista que le ha buscado el Madrid. Llegó con muchas caries y un inicio de piorrea y ahora luce una magnífica dentadura.

Los servicios médicos del club confeccionaron, también, para él un minucioso plan de recuperación. No sólo querían que se recuperara de la operación, sino que cambiara su constitución para evitar otros problemas. El aspecto físico de Prosinecki ahora es bien distinto al que tenía cuando llegó a España. Las piernas más bien estilizadas que le hicieron famoso en Yugoslavia están ahora muy musculadas, como también el resto de su cuerpo. "Robert ha venido realizando unos ejercicios específicos confeccionados para él", dice Herrador, "y su fisonomía ha cambiado". Para elaborar este plan físico, los especialistas estudiaron la forma de andar y correr de Prosinecki y no se observó en él ninguna anormalidad.

A Prosinecki también le han enseñado a comer. "Un endocrino le ha hecho varios menús para que tenga una dieta equilibrada. Se le ha explicado que no debe comer, por ejemplo, fideos y patatas a la vez. Es un régimen alto en proteínas. Y, además se le dan suplementos vitamínicos", desvela Herrador. Pero ni el plan físico, ni las visitas al dentista, ni los menús han servido. Prosinecki subió llorando el miércoles al servicio médico del Madrid gritando: "Me he vuelto a romper". Sintió un pinchazo. Ésa fue la alarma.

Problemas de adaptación

"Cuando no hay motivos patológicos, está claro que las lesiones se deben a problemas de adaptación. A Prosinecki, como a otros muchos jugadores, le está costando mucho adaptarse a un país que no es el suyo, con distintas costrumbres, otro clima y nuevas relaciones familiares. Eso le está influyendo y creando problemas psíquicos", indica el médico del Madrid. "No es el primer jugador que atraviesa por ello, ni el primero que sufre tantas lesiones; lo que sucede es que él es muy famoso".

Herrador cree que si Robert estuviera lejos de tanta atención informativa y fuera un ciudadano anónimo no tendría tantos problemas. Al médico le preocupa ahora, por encima de todo, la moral del jugador: "Si tuviera menos problemas con el idioma contaría con la colaboración de un psicólogo. En cuanto mejore su castellano espero que un especialista le ayude a superar todo esto".

Además, el Madrid estudia darle unas vacaciones anticipadas. "Robert está ahora en su casa. Luego comenzará la recuperación. En 30 días puede haber superado la dolencia. Pero a lo mejor lo que más le ayuda es que se vaya unos días lejos de aquí".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de abril de 1992

Más información

  • Se estudia que el jugador se recupere fuera de España con la ayuda de un psicólogo