La iniciativa de Hiddink fuerza a varios clubes a tomar medidas contra los símbolos nazis

La iniciativa del holandés Guus Hiddink, el entrenador del Valencia, quien ordenó retirar una esvástica del estadio Luis Casanova el pasado día 9, antes del partido Valencia-Albacete, llevó a algunos clubes a tomar el pasado domingo medidas contra la exhibición de símbolos nazis. En Sarriá y en el Santiago Bernabéu, estadios a los que acuden grupos de marcada tendencia ultraderechista, hubo acciones preventivas en este sentido. La Ley del Deporte establece sanciones de hasta 100 millones de pesetas para aquellas entidades que no cumplan los preceptos de su título IX, dedicado a la prevención de la violencia en los espectáculos deportivos.

La visita al Santiago Bernabéu del Athletic de Bilbao, un equipo vasco, llevó a los responsables de la seguridad en el estadio madridista a extremar las medidas preventivas para evitar la quema de alguna ikurriña o la exhibición de símbolos nazis. Un veterano inspector de la Brigada de Seguridad Ciudadana de Madrid aseguró que los efectivos policiales allí presentes tenían órdenes de detener a cualquier persona que quemara la enseña vasca, delito tipificado en el Código Penal.

El citado inspector recordó que la retirada de esvásticas y pancartas incitadoras a la violencia no es una novedad en Madrid. En temporadas anteriores, el comisario Jaime Centeno ordenó la retirada de cruces gamadas y simbolos fascistas en el Bernabéu y la recogida de información de sus portadores. para los archivos de la Brigada de Información. En el Palacio de los Deportes de la Comunidad, la policía retiró la pasada temporada, antes de un partido de baloncesto entre el Madrid y el Barca, una pancarta con la leyenda: "Catalanes, hijos de puta".

Por otro lado, Julio Moreta, responsable de la seguridad en el Vicente Calderón, consideró que la exhibición de esvásticas no es habitual en el recinto del Atlético de Madrid, pero que, en cualquier caso, en el próximo partido en el Manzanares, contra la Real Sociedad, se dedicará atención al tema.

Asimismo, la directiva del Español pidió el domingo a los portavoces de las Brigadas Blanquiazules, grupo radical de seguidores españolistas, que no mostraran las banderas nazis que habitualmente colocan en el estadio de Sarriá. La solicitud de la directiva que preside Julio Pardo, sin embargo, no fue atendida en su totalidad, puesto que durante el encuentro frente al Atlético de Madrid pudieron verse varias banderas españolas anticonstitucionales y una con la esvástica.

El Barcelona, a la espera del partido contra el Sporting en el Camp Nou, ha manifestado a través de uno de sus vicepresidentes, Josep Mussons, que "actitudes como la de Hiddink son de aplaudir hasta el punto que todos los entrenadores deberían adoptar la misma".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de febrero de 1992.

Lo más visto en...

Top 50