Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe pagó 400 de los 1.350 millones invertidos en terrenos a presuntos arrendatarios fingidos

La tercera parte de los 1.350 millones de pesetas invertidos por la filial al ciento por ciento de Renfe, Equidesa, en la compra de nueve terrenos en la localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes se dedicaron a pagar compensaciones a la sociedad Consorcio Eléctrico Madrileño (CEM), que había arrendado pocos meses antes, sin finalidad conocida, al menos seis de las fincas. De acuerdo con las investigaciones que llevan a cabo tres ministerios, la sociedad recibió en concepto de compensación casi 400 millones de pesetas. El CEM alquiló los terrenos en algunos casos tres meses antes de que fueran adquiridos por Renfe.

Este nuevo dato confirma la completa conexión entre prácticamente todos los participantes en la operación cerrada a principios del año 1990, que ha reportado importantes beneficios a todos los participantes.Consorcio Eléctrico Madrileño (CEM), está domiciliada actualmente en la Calle Santa Lucía número ocho de Málaga. La oficina de la compañía coincide con la sede social de otra de las empresas implicadas en las presuntas irregularidades de la operación: Malagueña de Obras y Proyectos (MAOPSA). Consorcio Eléctrico Madrileño fue constituida en junio de 1987 con un capital social de un millón de pesetas, que posteriormente amplió a 20 millones, por los socios Carlos Juan Villa, José Antonio Cardos y Miguel González Fernández.

El CEM recibió directamente de Equipamientos de Estaciones SA (Equidesa), por tres operacines, 203 millones de pesetas. A través de Felow, otra de las sociedades instrumentales que intervinieron en la operación, recibió otros 193 millones. Las "compensaciones" han despertado toda suerte de sospechas en los investigadores oficiales, ya que no se conoce ningún uso de los terrenos arrendados por parte del CEM. En su opinión, los contratos sólo eran un pretexto para justificar un desvío de fondos.

El descubrimiento de las indemnizaciones recibidas por el CEM es un escalón más en las investigaciones iniciadas en octubre por los Ministerios de Transportes, Economía y Hacienda, Justicia y la propia Renfe a raíz de las preguntas planteadas poi el Grupo Izquierda Unida y el Grupo Popular en el Congreso.

El ministro de Obras Públicas y Transportes, José Borrell, reconoció en respuesta a dos parlamentarios la existencia de presuntas irregularidades en la operación de compra de terrenos, la primera que realizaba Renfe Las compras, oficialmente, debían servir para financiar, aprovechando la revalorización de la, fincas, la construcción de un corredor ferroviario entre Madrid y San Sebastián de los Reyes.

Entre las presuntas irregularidades se encontraba la compra de terrenos a través del mismo notario (Manuel Clavero Blanc) a un precio cuatro veces superior al pagado por sociedades instrumentales el mismo día; la participación de sociedades constituidas por empleados de la notaría; las conexiones entre distintas empresas -con coincidencia incluso en el domicilio social-; la participación de una sociedad (Berkeley), domiciliada en las Islas Vírgenes y la forma de financiar la operación por parte de Renfe, con anticipos de tesorería a Equidesa que fueron regularizados en una ampliación de capital meses después.

Forma de pago

A la lista de presuntas irregularidades hay que añadir la forma en que se realizaron algunos de los pagos de Equidesa, incluidas las compensaciones a Consorcio Eléctrico Madrileño. Los pagos, mediante cheques bancarios conformados, al portador y fraccionados, no son una fórmula habitual en Renfe. En el intercambio físico de los talones intervino, personalmente, alguno de los principales responsables de la operación en la empresa.Para comprender la multiplicidad de conexiones en la operación basta acudir al registro mercantil. Así, Corporación Inmobiliaria Jarama y Felow comparten apoderado; Jarama y Felow coincidieron en domicilio social; Felow paga al Consorcio Eléctrico Madrileño (CEM) y, por último, el CEM mantiene, en Málaga, la misma sede social que Malagueña de Obras y Proyectos (MAOPSA). Las coincidencias hacen sospechar en la existencia de una sola y gran operación.

En la actualidad, el proyecto, diseñado personalmente por un asesor de la presidencia de la compañía ferroviaria, permanece paralizado.

La piedra angular de toda la operación diseñada por Renfe para hacer frente a la construcción del corredor ferroviario entre San Sebastián de los Reyes y Madrid, la recalificación de los más de 200.000 metros cuadrados adquiridos por Equipamientos de Estaciones (Equidesa), no se ha producido. Los terrenos adquiridos continúan teniendo la consideración de rústicos.

El grupo de Izquierda Unida (IU) en la localidad de San Sebastián de los Reyes, con el apoyo de los representantes del Partido Popular y de los regionalistas, consiguió en el mes de octubre pasado que se aprobara una moción para impulsar la expropiación de los terrenos adquiridos por la empresa ferroviaria en el primer semestre de 1990.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de noviembre de 1991

Más información

  • El Consorcio Eléctrico Madrileño era inquilino de seis de las nueve fincas compradas en Madrid