Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Me he sentido dolido, defraudado y utiIizado"

Dice que quiere pasar inadvertido, pero no lo logra. Sus tocamientos a Valderrama, las acusaciones de intervención en las alineaciones de la selección durante el Mundial de Italia y su exclusión del conjunto nacional para el partido contra Francia le han convertido en el centro de atención. Por todo ello reconoce haberse sentido dolido, defraudado y manipulado en los últimos días. José Miguel González del Campo, Michel, a sus 28 años, asegura que todo lo que le pasa es por ser como es y no bailar el agua a nadie.

La selección española de fútbol se concentró ayer para el partido del sábado en Sevilla. Faltó a la cita Michel, que no fue convocado por el seleccionador Vicente Miera. De esta y otras cuestiones habla el jugador madridista en una entrevista concedida al EL PAÍS.

Pregunta. ¿Volverá a la selección si le llaman?

Respuesta. Claro, cómo no.

P. ¿Cree que le volverán a convocar?

R. Eso ya lo tengo más complicado.

P. Pero, ¿no ha sido muy casual que, en un momento en que arrecian las críticas contra usted, sea excluido?

R. Las casualidades existen, y los milagros también.

P. ¿Cree que en su exclusión de la selección han influido las críticas por los últimos incidentes que ha protagonizado?

R. No, en absoluto. Creo a pie juntillas que ha sido la actitud táctica del entrenador. No tengo la menor duda de que haya ningún trasfondo ni una segunda intención. Si se pudiese demostrar que hay un trasfondo, sería una decepción grande para mí.

P. ¿Por qué cae antipático a tanta gente?

R. No soy gracioso, y eso ha influido en que no se me hayan reconocido a veces mis condiciones como futbolista. Pero tampoco intento ser simpático. Intento ser como soy.

P. ¿Cree que si hubiera ganado la Copa de Europa hace dos o tres años su carrera deportiva hubiera sido analizada de otra manera?

R. No; se habrían cansado igualmente de nosotros o quizá se hubieran cansado mucho antes. Aquí, el problema no es conseguir cosas, creo que las hemos conseguido; es un problema de respeto al individuo.

P. Mendoza achaca su actitud a su excesivo madridismo.

R. No, no. No creo que ningún madridista vaya haciendo por ahí lo que yo hago en los campos de fútbol. Es un poco de todo. No pienso que tenga que ver con ser madridista. Hay muchos madridistas dentro del equipo y todos somos diferentes.

Comportamiento

P. Entonces, ¿a qué obedece su comportamiento?

R. Pues a que soy Michel. Soy así. Tengo una manera de ser muy extravertida, y a veces la gente que no quiere entender la manera de comportarme que tengo, pues lo toma de determinada manera. Estoy convencido de que en el mundo del fútbol no es lo que se hace o lo que se dice, sino quién lo dice.

P. A veces da la sensación de que lucha por ser de una manera que no es para tener menos problemas.

R. En ocasiones te tienes que defender y hay que meterse dentro de uno. Si no hablas con la prensa, porque no hablas; si hablas, porque todo lo que dices es tonto y no sabes lo que dices. Y si vas a la selección, porque vas, y si te quitan, pues eres el mejor. ¿Dónde estamos?

P. ¿A qué se debió su comportamiento con Valderrama?

R. Habíamos estado charlando amigablemente en el campo y en un momento determinado le gasté esa broma para demostrar que no había tanta tensión o que no debería haber tanta tensión.

P. ¿Lo había hecho antes en alguna ocasión?

R. No.

P. ¿Lo volvería a hacer?

R. No creo que se me vuelva a ocurrir.

P. ¿El club le multó por ello?

R. Sí. En este último año me han multado dos veces.

P. ¿Cuál ha sido la mayor barbaridad que le han dicho tras el caso Valderrama?

R. Me hizo mucha gracia una carta publicada en EL PAÍS del Colectivo Gay, pero luego se desmintió que existiera el colectivo. Barbaridades no me han dicho, me han dicho lo de siempre... Bueno, lo único es que ahora, en los campos, me gritan [sonríe] eso de "¡Michel, campeón!", etcétera.

P. Se ha hablado mucho en los últimos días de su intervención en las alineaciones de la selección por unas declaraciones de Pereda. ¿El acercamiento fue del seleccionador a usted o de usted al seleccionador?

R. No hay que confundir, dentro de una concentración, las diferentes opiniones que se intercambian con un acercamiento o una intención.

P. ¿Es habitual que un jugador hable con un entrenador de las alineaciones?

R. Sí, y de cómo juegas. Si te gustaría hacerlo más atrás o más adelante, pero lo comentan con cualquier jugador del equipo. Pero eso no debe servir de intención para cambiar una alineación.

P. Entonces, ¿usted no influyó?

R. No se puede decir que habló con Roberto o conmigo solamente. En 52 días de concentración habló con todos los jugadores del equipo. Lo que ha pasado es que Pereda ha querido defender una posición suya dentro de la federación y ha echado mano de otras cosas que a veces, en manos de alguna gente, son muy peligrosas. Me he sentido defraudado, dolido y, por supuesto, utilizado. Es muy fácil cortar las dos orejas y el rabo cuando estás en medio de un tema polémico.

P. Beenhakker dijo de usted que era el mejor entrenador del Madrid.

R. Debe de ser por mi especial atención a todo lo que rodea al fútbol, porque no creo que Beenhakker haya dicho que yo hacía las alineaciones.

P. ¿Le ha defraudado la actitud de algún compañero?

R. De los de mi equipo, no, al contrario. Si en algún momento tuve alguna duda sobre algún comportamiento, ahora no ha sido así. De algún otro equipo, sí.

P. Ahora que conoce los problemas de Martín Vázquez, ¿piensa menos en Italia?

No; pienso en todo lo que rodea al mundo del fútbol, que es a veces ficticio y donde hay poca objetividad.

P. ¿Ha pensado alguna vez en dejar el fútbol?

R. No, no puedo. He aprendido que a aquellos que están contra mí se les oye más; pero hay mucha gente, más de la que yo creía, que me está demostrando su apoyo en los últimos días.

Luchar contra la gente

P. ¿Se ha sentido desequilibrado por todos estos asuntos?

R. No; lo que pasa es que, en general, es muy difícil luchar contra gente que no quiere convencerse. Es la historia de siempre: el día que perdamos un partido dirán que no he sabido estar en los problemas importantes... Los últimos tres encuentros han sido muy importantes para mí, porque he pasado situaciones anómalas y he sabido resolverlas. Pero de esto no se acordarán.

P. Parece que se crece ante la adversidad.

R. Cuando te das cuenta de que la dificultad, si es tal, sólo va a afectarte a ti, aprendes a dejar a un lado los problemas y a pensar que lo mejor es salir adelante en el campo.

P. ¿Cuál es su sistema para sobrevivir ante tanta polémica?

R. Un poco de todo. Últimamente me paro a pensar: ¿qué tengo de malo?, que no voy a la selección; ¿qué tengo de bueno?, que soy joven, mi equipo ha ganado, tengo familia, soy de Madrid, vivo en Madrid, tengo cinco duros para comprarme una bolsa de pipas... Y me doy cuenta de que las cosas a favor son una goleada frente a un gol en contra, que es no ir a la selección.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de octubre de 1991

Más información

  • José Miguel González, 'Michel' Jugador de¡ Real Madrid