Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una carrera para la historia

Seis atletas de raza negra, encabezados por el estadounidense Carl Lewis, protagonizaron ayer en los Mundiales de Tokio la carrera más rápida de la historia: cubrieron los 100 metros en menos de 10 segundos. El mejor fue Carl Lewis, que logró 9.86 segundos e hizo realidad su sueño: establecer por primera vez una plusmarca mundial. Lewis acalló de esta manera a todos aquellos que dudaban de que a sus 30 años fuera capaz de realizar una hazaña semejante. "Ha sido el día más feliz de mi vida", explicó tras su triunfo. Lewis agradeció también a su compañero y anterior plusmarquista, Leroy Burrell, segundo con 9.88, su ayuda: "Él me dio energía". En la imagen, Lewis, que no puede contener las lágrimas, aparece delante de otro compatriota, Dennis Mitchell, tercero con 9.91. Entre el público, mientras tanto, presenció la carrera Ben Johnson, el canadiense descalificado por dopaje. Deportes

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de agosto de 1991