Zubieta asegura que fue Monteagudo quien accionó el coche bomba de Vic

Juan José Zubieta Zubeldia, el etarra capturado en Lliça d'Amunt tras el atentado a la casa cuartel de la Guardia Civil de Vic, atribuyó al miembro del comando Joan Carles Monteagudo la activación a distancia del explosivo que causó la muerte a nueve personas entre ellas cuatro niñas. Zubieta recogió en una furgoneta a Monteagudo y Erezuma tras la explosión, en la que los terroristas utilizaron 216 kilos de amonal repartidos en 12 bombonas de 18 kilos cada una.

El comando Barcelona recibió en abril una carta de Francisco Múgica, Artapalo, máximo dirigente de ETA, en la que les anunciaba la llegada de Zubieta el 18 de mayo. La cita era a las 12 del mediodía en la puerta principal del Palau Blaugrana. Zubieta tenía que llevar un libro en una mano y un paquete de cigarrillos Marlboro en la otra. Los terroristas le preguntarían si se llamaba Juanjo y él debía responder que sí.Artapalo también les anunció la llegada de la activista, Irene, para el próximo 8 de junio a la misma hora y en el mismo lugar. Según Artapalo, tenía "experiencia anterior" y no debía participar directamente en las acciones sino formar parte de la cobertura, El dirigente etarra pedía al comando que "cuidasen" bien el dinero, controlasen los gastos y que "diesen duro" y se mentalizasen para "soportar la presión psicológica".

En sus declaraciones ante la Guardia Civil, Zubieta dijo que los miembros del comando Barcelona fueron al cuartel de Vic la misma mañana del atentado en dos coches. En un Renault 11 gris iban él y Monteagudo y Erezuma conducía el R-1 1 preparado como coche bomba.

Ante la Guardia Civil, Zúbieta dijo que desistieron del atentado al observar que la puerta del cuartel estaba cerrada. Posteriormente, ante el juzgado central 4 de la Audiencia Nacional, dijo que habían observado la presencia de niños. . Conociendo la presencia de niños, esa misma tarde Erezuma condujo el coche bomba hasta Vic y Monteagudo accionó a distancia el explosivo. Zubieta, que permaneció por la tarde en el chalé, de Lliça d'Amunt, acudió después a recogerles con una furgoneta. El miembro de ETA aseguró al juez que la Guardia Civil le dio el alto antes de detenerle cuando se encontraba en el jardín del chalé.

Zubieta ha confesado además su participación en otros siete atentados, por lo que el fiscal ha pedido que se reabran los sumarios por el secuestro del industrial Adolfo Villoslada y por los sucesos de la Foz de Lumbier (Navarra). Zubieta colaboró con el comando Nafarroa realizando informaciones sobre Adolfo Villoslada y ayudó a construir el zulo donde éste estuvo secuestrado. También trasladó a la Foz de Lumbier a Susana Arregui y Germán Rubenach para controlar a las patrullas de la Guardia Civil. Tras conocer la muerte de Susana Arregui y José Lizarralde, cambió de lugar las armas y explosivos del comando y huyó a Francia.

Asistencia médica

Por otra parte, Pilar Ferreiro, detenida por presunta colaboración con los terroristas, desveló en su declaración que Monteagudo fue tratado de un fuerte ataque de hemorroides en el hospital Valle de Hebrón de Barcelona, en octubre de 1990. El etarra puso un pretexto para evitar ser intervenido en Barcelona y pasó a Francia, donde fue operado.Pilar Ferreiro alojó a Monteagudo y Erezuma en su domicilio desde agosto de 1990. A principios de diciembre le comentaron que tenían en preparación un atentado y le pidieron que estropeara el televisor para que sus hijas no pudieran identificarles por las fotografías que saldrían de ellos en televisión. Se trataba del atentado de Sabadell, en el que murieron seis policías.

La colaboradora compró por 450.000 pesetas facilitadas por Monteagudo una furgoneta Citroen C- 15 que puso a su nombre y que fue utilizada por el comando en sus desplazamientos. El chalé de Lliça d'Amunt fue alquilado por el compañero sentimental de Pilar, Jordi Mas, con las 840.000 pesetas que facilitó Monteagudo.

Pilar Ferreiro sabía que iban a cometer el atentado de Vic ya que leenseñaron el R- 11 al que habían quitado los asientos traseros y vio las bombonas de butano rellenas de amonal. Según informó anoche la SER, en casa de la colaboradora se hallaron manuscritos que incluían itinerarios de las Fuerzas de Seguridad del Estado, planos de instalaciones militares -entre ellos un croquis que pudiera corresponder al cuartel de Sant Boi, subsede olímpica- e información sobre activación de coches bomba.

Por otra parte, el juez Baltasar Garzón decretó ayer la prisión incondicional de Miren Josune Martiarena por haber dado alojamiento a Zubieta el pasado mes de marzo y dejó en libertad provisional a su compañero Iñaki Iturrioz. Mientras, el ministro del Interior, José Luis Corcuera, se entrevistó anoche en Madrid con su homólogo francés, Philippe Marchand, para examinar la colaboración en la lucha antiterrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de junio de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50