Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marino Lejarreta ganó con autoridad la primera etapa selectiva del Giro

Marino Lejarreta volvió a demostrar ayer su magnífica forma de esta temporada, que puede ser la última a gran nivel, y ganó la quinta etapa del Giro, Sorrento-Scanno, de 246 kilómetros. El corredor de Bérriz respondió al empezar el último puerto de primera categoría, a 20 kilómetros de la meta, al ataque de Franco Chioccioli. El italiano intentó recuperar la maglia rosa de líder, que había perdido el día anterior, y lo consiguió. Pero la jornada fue muy provechosa para Lejarreta con los 50 segundos de ventaja, más 12 de bonificación, con que superó a los restantes favoritos -Delgado, Bugno, Lemond o Fignon-, que llegaron enel primer pelotón.

La etapa tenía un trazado duro, con un puerto de primera categoría en los kilómetros finales. Se esperaba un fuerte movimiento entre los favoritos, quizá para descartar a alguno de ellos en estos momentos iniciales de la carrera. Sin embargo, lo más sorprendente fue el ataque de Chioccioli, el líder. Acostumbrado durante años a un exceso de conservadursimo, el ciclismo italiano se ha destapado en los dos últimos años con acciones arriesgadas e imprevistas. Así han surgido corredores como Bugno, Chiapucci y ahora Chioccioli, que se niega a aceptar el dictado de los grandes favoritos.Precisamente Lejarreta se mostró sorprendido, a la vez que contento del éxito de la escapada: "Le agradezco a Chioccoli lo extraordinario que ha estado. Yo no creía que íbamos a llegar solos a la meta, pero él ha estado muy fuerte y he pensado inmediatamente queera una etapa importante, pues me interesaba ganar el tiempo que lógicamente perderé en la contrarreloj de Langhirano, el miércoles sobre 43 kilómetros. Mi sorpresa ha sido, por ejemplo, que Bugno, al que considero el más fuerte actualmente en la carrera, no estuviera con nosotros".

El corredor español señaló también la importancia del triunfo para su moral tantas veces quebradiza: "Es que este año había hecho muchos segundos puestos y terceros". Es la segunda etapa que gana Marino en el Giro, tras la que consiguió en Selva di Val Gardena, en 1984. Pero su sueño de vestir la maglia rosa aún no lo ha logrado. "Cuando era niño soñaba con llevarla aunque sólo fuera por un día. Ahora estoy cerca", dijo.

Lejarreta no se recató en declarar que está en sus últimas oportunidades: "Si no gano el Tour o el Giro este año ya me puedo despedir. Por eso he anticipado mi preparación este año y me concentraré también 15 días en Navacerrada entre el final del Giro y el comienzo del Tour".

Ataque sorprendente

La etapa era la más larga de la presente edición. La primera arte transcurrió sobre un trazado muy llano. La longitud de la carrera y sus características orográficas provocaron que la marcha fue muy lenta, a la espera de las primeras grandes cuestas del Giro. Como estaba previsto, fue el puerto de Godi, de primera categoría, el encargado de calibrar las fuerzas de los protagonistas. El ataque de Franco Chiccioli pilló por sorpresa a todo el grupo, con excepción de Léjarreta, que intuyó la trascendencia del ataque.

El grupo perseguidor vaciló ,durante algunos momentos, ocasión que aprovecharon los dos corredores para abrir una diferencia sustancial. La collaboración entre Marino Lejarreta y el ciclista italiano funcionó en todo momento. El interés de ambos era común. Necesitaban ganar tiempo para frontar en buenas condiciones la etapa contra-reloj. Marino Lejarreta recuerda que el pasado año fue descartado de un plumazo en una etapa contra el cronómetro que puso a Bugno como lider sin discusión. Este año ha querido guardar una renta que le ponga a cubierto de cualquier dificultad, conocedor además del excelente momento de forma que atraviesa.

Clasificaciones: Etapa. 1. Lejarreta, 6.47.08 horas. 2. Chioccioli, mismo tiempo. 3. Chiappucci, a 50 segundos, dando tiempo al primer pelotón. General: 1. Chioccioli. 2. Lejarreta, a 8 segundos. 3. Boyer, a 50.

Por otra parte, la etapa tuvo la nota trágica de la muerte del técnico de la emisora Antena 3, Ángel Barroso, en un accidente ocurrido fuera de carrera, cuando chocó frontalmente con otro automóvil cerca de Nápoles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de junio de 1991

Más información

  • El español se colocó segundo en la general, a 8 segundos del líder, Chioccioli