Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar y Anguita critican la Ley de Seguridad Ciudadana

El presidente del Partido Popular (PP), José María Aznar, y el coordinador general de Izquierda Unida (IU), Julio Anguita, coincidieron ayer en sus críticas contra el proyecto de ley de Seguridad Ciudadana, cuya remisión al Parlamento ha sido aplazada por el Gobierno hasta después de las elecciones. En un mitin celebrado en Murcia, Aznar expresó su confianza en que los socialistas "no se atrevan" a presentar el actual proyecto de ley de Seguridad Ciudadana, con el que se dan facilidades a la policía para entrar en los domicilios particulares sin autorización judicial. Aznar explicó que como demuestra su eficacia una policía bien dirigida es "estando en la calle y no en las casas de los españoles".El presidente del Partido Popular dijo que los ciudadanos tendrán que elegir el 26 de mayo entre una alianza de comunistas y socialistas por un lado, y el PP por otro.

Por su parte, Julio Anguita afirmó ayer que la democracia española "está adquiriendo rasgos de régimen autoritario", a propósito del proyecto de ley de Seguridad Ciudadana. Anguita, que ayer hizo campaña en Albacete, criticó veladamente al ex vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, a quien acusó de intentar atraerse la voluntad popular durante esta campaña "a base de chistes de mala factura y gestos circenses".

Anguita aludió al Partido Popular al referirse a la" ignorancia supina" de quienes intentan descalificar a Izquierda Unida aplicándole el calificativo de "comunista". El Partido Comunista (PCE), recalcó, tiene en España una larga historia de defensa de la democracia. Ésta ha sido la primera vez a lo largo de la campaña que Julio Anguita se ha referido expresamente al PCE, formación de la que es secretario general.

En una reunión con periodistas, Julio Anguita estuvo acompañado por el coordinador de Izquierda Unida en Castilla-La Mancha, Pedro Pablo Novillo, quien acusó al PSOE de haber intentado comprar a candidatos de la coalición izquierdista para pasarlos a sus filas ofreciéndoles altos sueldos y puestos de responsabilidad política.

Durante un mitin posterior, el líder izquierdista acusó al Gobierno de estar realizando una "política caciquil plasmada en hechos como el reparto de subvenciones y la concentración de los recursos del Plan de Empleo Rural en Andalucía en los pueblos gobernados por los socialistas". Según Anguita, desde las instituciones se amenaza como retirar este tipo de subvenciones si el alcalde que salga elegido no pertenece a las filas del partido gobernante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de mayo de 1991