Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Delgado felicitó a Mauri, su ex compañero de equipo, en la meta

Pedro Delgado, que ha preferido no correr la Vuelta y disputar el Giro para preparar el Tour, fue uno de los primeros en abrazar a Mauri tras la etapa de ayer. Delgado fue su compañero durante tres temporadas en el equipo Reynolds. Ayer, el alumno aventajado recibió el tributo del maestro en Segovia, la ciudad natal del ciclista del Banesto que ha ganado en dos ocasiones la Vuelta, en 1985 y en 1989. Fue una de las primeras muestras de homenaje que seguirán esta noche.

"He sufrido mucho durante esta etapa", admitió Mauri, "pero me he quedado algo retrasado en los dos primeros puertos porque he preferido dosificarme. En el último me lo he jugado el todo por el todo y cada vez que Induráin ha intentado dejarme atrás he salido a su rueda. Creo que ahora sí puedo decir que he ganado definitivamente la Vuelta. Esto es un sueno para mí. Algo increíble y en lo que hace unas semanas no podía ni tan siquiera sospechar. Lo importante es que esta victoria sea un espaldarazo a mi carrera y que pueda continuar progresando como hasta ahora".Manuel Sáiz, su director, desveló su temor a la ascensión de Navacerrada. "Era mi máxima preocupación porque ya sabía que Mauri iba a recuperarse sin problema del terreno que ha perdido en los dos puertos anteriores. Pero el de Navacerrada era algo más duro y estaba más próximo a la meta. Me he tranquilizado cuando he visto que hacía viento de cara porque eso perjudicaba a quienes intentaran escaparse". El responsable del ONCE, de solo 31 años, explicó que se reserva las "emociones fuertes" para hoy, aunque dijo estar "eufórico" por haber ratificado la victoria de Mauri.

Induráin

Miguel Induráin, el ciclista español que mayores expectativas había levantado en la Vuelta, concluirá en segundo lugar, una posición que despierta ambiguas conclusiones. No ha ganado pero ha estado entre los mejores. Ha perdido una buena ocasión, pero ha sumado una respetable reseña a su historial. No se ha consagrado, pero mantiene su credibilidad. Su director, José Miguel Echávarri, asegura sentirse satisfecho por el rendimiento del corredor navarro que en julio cumplirá 27 años. Por vez primera Induráin ha estado involucrado hasta el último día en la lucha por el triunfo en una de las tres grandes vueltas por etapas. Ha superado además dos factores que definían sus debilidades, el mal tiempo, varias jornadas sucesivas de montaña y la tercera semana de carrera. Hasta ahora sus mejores resultados habían sido un séptimo puesto en la Vuelta y un décimo en el Tour (1990), mientras que había abandonado tres veces en la ronda española y dos en la francesa.

"No podemos transmitir la sensación de que Induráin ha fracasado. Sería injusto", opina Echávarri. "Es lógico que pueda

estar algo decepcionado, pero hay que valorar que ha estado delante siempre y que, por distintos motivos, otros componentes del equipo han fallado!". Según el máximo responsable técnico del Banesto, "Miguel, a pesar de que las fechas en las que se disputa la Vuelta no es su mejor época, ha sabido responder a su condición de favorito. Lo que ha sucedido es que nadie contaba con Mauri. Otro factor a tener en cuenta es que ha tenido que luchar contra escaladores y rodadores en una Vuelta muy extraña en la que se suspendió una etapa de montaña y en la que el mejor escalador, Parra, no atacó donde debía. Miguel ha aguantado perfectamente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1991

Más información

  • "He sufrido mucho", comentó el líder