Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20.000 personas asisten en Burgos al funeral por la niña Laura Domingo

"Que todos recordemos a Laura como el ángel de Capiscol", Así terminó su homilía, pronunciada ante más de 20.000 personas, el arzobispo de Burgos, Teodoro Cardenal Fernández, durante el funeral por Laura Domingo Alonso, la niña de seis años cuyo cadáver fue encontrado en un arroyo el pasado domingo, a los 20 días de su desaparición. La jornada de ayer fue declarada de luto oficial por el Ayuntamiento de Burgos. De los primeros resultados de la autopsia no hay evidencias de que la niña fuese violada, aunque todavía no se conocen las circunstancias concretas del fallecimiento.El funeral se celebró al aire libre, en el patio de un colegio junto a la iglesia de El Salvador, en el barrio de Capiscol, donde viven los padres de Laura. Debido al gran número de personas que abarrotaba las calles próximas, la carretera N-120, que atraviesa el barrio de Capiscol, tuvo que ser cortada durante la ceremonia. A la llegada del féretro, que fue recibido con aplausos, se produjeron escenas de dolor y algunas personas sufrieron desmayos.

Las banderas de¡ Ayuntamiento de Burgos ondeaban ayer a media asta en señal de duelo por la muerte de Laura Domingo. El alcalde de Burgos decretó ayer jornada de duelo, tando el seritir general de todos los burgaleses, según decía en un bando publicado al efecto. La Dirección Provincial del Ministerio de Educación y Ciencia decidió suspender las clases durante la tarde de ayer.

Asimismo los comercios y otros establecimientos públicos de la ciudad estuvieron cerrados mientras se celebraba el funeral y entierro de la niña. De la autopsia realizada en Burgos no se desprenden signos de que la niña hubiera sido violada, aunque en el cuerpo fueron detectados algunos hematomas, principalmente en la zona del pómulo, no determinantes de la muerte.

Secuestro en Barcelona

En Barcelona, la policía investiga la identidad de una persona que ayer secuestró a tina niña de siete años, Mari Carmen S. A., y a la que devolvió a su domicilio dos horas más tarde. El hombre, de unos 22 años, se presentó en el domicilio de la niña alegando que era el médico del colegio y que necesitaba hacer un examen complementarlo de la pequeña porque en una primera observación habían detectado irregularidades. El individuo comentó esta situación a la hermana mayor de Mari Carmen, de 13 años, ya que en ese momento estaban ausentes los padres. El hombre sometió a diversos tocamientos a la mayor, según explico el padre de las niñas a la agencia Efe.Posteriormente, y con la excusa de que no tenía instrumental para completar la revisión, el individuo se llevó a la hermmana meno en un coche hasta Esplugues de LLobregat, donde, al parecer, también le efectuó tocamientos en un jardín de la localidad. El desconocido paró un taxi y ordenó al conductor trasladar a la pequeña a su domicilio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de mayo de 1991

Más información