Un bebé sufre múltiples heridas en una guardería

El policía nacional Fernando Abad Plaza, padre de una niña de nueve meses, ha denunciado por negligencia a las responsables de la guardería Snoopy, de Alcobendas, que le devolvieron a la pequeña "con multiples contusiones, edemas y erosiones en el rostro".Abad Plaza rnanifestó ayer que el forense del juzgado de Alcobendas ha diagnosticado que la pequeña Andrea sufrió "heridas inciso-contusas, con quemaduras por arrastre".

Fernando Abad, de 31 años que es padre de otro niño diecicho años y que presta servicio de escolta a un magistrado de la Audiencia Nacional, ha denunciado los hechos ante el Juzgado de Instracción numero 31 de Madrid.

"Algunos arañazos"

Petra Durán, una de las dueña de la guardería, situada en la calle de Manuel Serrano Frutos, telefoneó el pasado 3 de abril a Araceli, la madre de Andrea, y le informó de que la pequeña Andrea había sufrido un pequeño accidente y tenía "algunos arañazos", por lo que salían en ese inomento hacia la clínica Asepeyo, dice Abad,

"Mi mujer, que trabaja en una empresa situada a 700 metros de la clínica, se imaginó lo peor", relata el agente.

Araceli llegó al centro médico en el momento en que lo hacían las empleadas de la guardería, que es propiedad de Margarita Arias Perlado y Petra Durán. Los facultativos curaron las heridas que la menor sufría en el rostro y le aplicaron mercromina. Según Abad, un dermatólogo ha advertido que las heridas dejarán "manchas" en el rostro del bebé.

"Después mi mujer les dijo a las de la guardería que se llevaran a Andrea a darle de comer mientras ella iba a cerrar la oficina. Mi mujer se quedó helada al ver a nuestra hija en tal estaclo y no reaccionó en ese momento", agregó el agente Abad.

El policía dice que la pequeña iba al jardín de infancia Snoopy desde el pasado mes de noviembre, sin que hasta ese día hubiera ocurrido ningún incidente. "Nos la entregaban con la cara sucia, pero eso es normal en los niños" manifiesta Abad.

El padre de la chiquilla, tras enterarse de lo sucedido, se presentó en la guardería acompañado por un amigo y pidió que le trajeran a su hija porque quería verla. A los 10 minutos le mestraron a la nina, que presentaba un aspecto "impresionante", con la cara hinchada y un ojo amoratado.

"Me quedé paralizado al verla y pedí que llamaran inmediatamente al 091 para aclarar lo ocurrido", señala el agente policial.

Las dueñas de la guardería dicen que un niño golpeó con un juguete a Andrea

Una hora más tarde, el padre de Andrea se personó en la guardería buscando "el cuerpo del delito", según Petra Durán y Margarita Arias, que en principio se negaron a facilitarle información. Abad se identificó como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía y exigió que le entregaran "todos los papeles del centro", incluidas las nóminas del personal y la licencia fiscal, a lo que en principio las propietarias se negaron. Posteriormente, y "ante las amenazas del padre", accedieron a sus peticiones, relatan las propietarias.Cuando el progenitor de la niña pidió explicaciones, las empleadas de la guardería le indicaron que las heridas se las había causado un niño de 14 meses con un juguete consistente en una rueda y un palo de plástico, sin que pudieran evitarlo las tres mujeres que en ese momento cuidaban a los bebés.

Posteriormente, ambas responsables y la empleada Lucía Carrera reconocieron que las lesiones de la niña se habían producido por un descuido, pero se negaron a entregar el juguete supuestamente causante de las lesiones de su hija, según informó la agencia Efe.

La denuncia presentada en el juzgado de instrucción incluye varios informes de un oftalmólogo, un dermatólogo y un pediatra en los que se señala que la niña presentaba "lesiones traumáticas en cara y dorso de nariz, acompañadas de hematomas y erosiones", así como "conjuntivitis traumática y edema en los párpados superior e inferior en el ojo derecho", que tuvo cerrado durante cuatro días. Según diagnosticó su pediatra, se encontraba "asustadiza y temerosa".

El padre de la niña declaró a Efe que en el Juzgado de Aleobendas le indicaron que hace un año ocurrió un caso similar en la misma guardería.

Abuso de autoridad

Por su parte, las dueñas de Snoopy presentaron contra Fernando Abad una denuncia en la comisaría de policia por amenazas y abuso de autoridad, alegando que éste las amenazó y les enseñó su placa de policía, pidiéndoles a continuación todo tipo de documentación sobre la guardería.

Petra Durán y Margarita Arias, propietarias del jardín de infancia, insistieron en que los hematomas que presentaba la niña fueron producidos por otro niño, del que no facilitaron su identidad.

La guardería Snoopy funciona desde hace tres años y tiene matriculados a uno 60 niños.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 23 de abril de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50