Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Instalados en Sol teléfonos que admiten tarjetas magnéticas

Telefónica sustituirá en los próximos dos años las 5.000 cabinas de Madrid por un total de 4.500 teléfonos modulares que, además de admitir los 14 tipos distintos de monedas en curso con valor superior a las cinco pesetas, permitirán el uso de tarjetas magnéticas de prepago y de tarjetas de crédito. El director de la compañía en Madrid, Miguel de Antonio Sánchez, presentó ayer este proyecto modernizador, que supondrá una inversión de 2.575 millones de pesetas y que comenzó a ponerse en funcionamiento con 10 nuevos teléfonos públicos en la Puerta del Sol. Durante lo que resta de año, se aplicará sobre otras 1.070 cabinas.Las tarjetas prepago, de usar y tirar, se venderán en estancos y en oficinas de Correos al precio de 1.000 y 2.000 pesetas. Los teléfonos modulares incorporan para la aceptación de estas tarjetas un lector de bandas magnéticas y de microprocesadores, así como nuevos servicios destinados al usuario, como un teclado de elección de idiomas, teclas para regular el volumen de recepción o para cambiar la tarjeta sin que la llamada se interrumpa.

La compañía Telefónica invirtió durante 1990 en la región 105.451 millones con el objetivo prioritario de reducir las listas de espera, situadas en 54.000 peticiones. Con este esfuerzo económico se ha conseguido rebajar a 38.753 peticiones y que otras 11.525 se encuentren en proceso de tramitación.

Sánchez destacó ayer el avance en la implantación de líneas digitales en Madrid. Con las 413.000 instalaciones realizadas durante 1990, se llega a la cifra total de 750.000, lo que significa la renovación del 40% de la red. Reconoció también la existencia de puntos negros en la telefonía madrileña, y los situó en Alcobendas, San Sebastián de los Reyes y la parte derecha del paseo de la Castellana (Chamartín).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 1991