Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Futre: "Me encanta tanto meter un gol como forzar que me hagan penalti"

La escalada del Atlético de Madrid en la Liga se asocia al fichaje de Bernd Schuster, pero la estadística demuestra que se ha dado un factor aún más importante, los penaltis: el equipo rojiblanco marcó su primer gol en los últimos cuatro partidos gracias a ellos. El Atlético lleva a su favor más que ningún otro, ocho -siete más que el Barcelona y cinco más que el Real Madrid- aunque sólo ha aprovechado cinco. Paulo Futre, que forzó seis de ellos, reconoce que disfruta con el riesgo en el área: "Me encanta tanto marcar un gol como que me hagan un penalti".

El Atlético, desde hace cuatro jornadas, ha utilizado con gran efectividad los penaltis, ya que le han servido para inaugurar su marcador en ellas. Pero el primero de los ocho que suma lo tuvo en la sexta. Fue en el encuentro ante Osasuna, en el que el árbitro Merino González le pitó tres a favor. Juanito los lanzó, pero falló dos y el Atlético no pasó del empate (2-2). Curiosamente, la llegada del alemán Schuster, el silencio de Jesús Gil, el presidente, y los penaltis coinciden en el tiempo. A partir de la séptima, son tres elementos habituales en la progresión del conjunto.El Atlético perdió a su especialista en el lanzamiento de penaltis, el brasileño Baltazar, para hacerle un hueco a Schuster. Pero, sin embargo, cuenta con el considerado como el mayor experto en forzar dicha falta, el portugués Futre, al que le han hecho seis de los ocho. Los otros dos fueron cometidos ante el austríaco Rodax y el propio Schuster. Este detalle coloca a Futre como un jugador decisivo: su estadística supera en efectividad a la de Schuster.

Futre ha entrado en el área contraria con peligro de gol en 19 ocasiones a lo largo de los 13 psrtidos en que ha intervenido de los 16 disputados hasta el momento. En 11 de ellas acabó en el suelo al forzar una jugada conflictiva que demandaba una decisión difícil para el colegiado de turno. Los datos prueban que ha sido más efectivo este recurso suyo que sus mismos disparos: ocho veces se encontró en solitario ante el guarda meta rival, pero sólo obtuvo un gol -ante el Barcelona-. "Los penaltis son buenos para cualquier equipo. Me encantan las dos opciones, el gol y el penalti. En el mano a mano con un portero me da igual forzar el máximo castigo que intentar marcar directamente", comenta.

Esta circunstancia ha originado que algunos le califiquen como un consumado actor. "No soy nada piscinero [de tirarse a la piscina, término con el que se define al acto de simular un penalti]. Todos los penaltis que me han pitado han sido claros y justos. No estoy de acuerdo con esas opiniones. Ni siquiera exagero la caída. Simplemente, me hacen penaltis". Sólo en una oportunidad dudó Futre de la justicia de un penalti. Fue en el Atlético-Barcelona, cuando dijo: "Si Zubizarreta tocó el balón, no fue penalti. Yo me caí porque estaba muy cansado. Pero no me tiré".

Esta circunstancia tan determinante amenaza con abrir una nueva polémica que afectaría al jugador y al equipo, acusado de haberse convertido en un club favorecido por los árbitros después de que Gil se haya quejado con reiteración de sus actuaciones. Futre prefiere no opinar sobre ello y tampoco cree que le vaya a perjudicar en el futuro: "Nunca se sabe lo que puede pasar. Pero espero que los comentarlos de los demás no me perjudiquen". Lo que sigue manteniendo es que, "desde el partido contra el Athletic de Bilbao [el de la famosa mano de Urrutia. ignorada por Urío Velázquez], los arbitrajes han cambiado; ahora son justos con el Atlético". Pero no estima que el motivo radique en las acusaciones de Gil contra el sistema arbitral, que incluso desembocaron en la amenaza de retirarse de la Liga o paralizarla judicialmente.

Los penaltis han causado a Futre algunos problemas con ciertos defensas: "No con todos. Principalmente, con Aguado, del Zaragoza, que me amenazó". En ese encuentro el lusitano fue expulsado por repeler una entrada de su marcador.

Pero la aportación estadística de Futre al Atlético ya más allá de los penaltis. Cuando estuvo en el campo -en 13 partidos, 10 de ellos completos-, el Atlético marcó 13 goles -cuatro de penalti-, de los que sólo en tres no intervino. Sin Futre, el Atlético ha marcado nueve -uno de penalti-.

En el resurgir rojiblanco han influido, por tanto, varios aspectos. El fichaje de Schuster -con él ha logrado 16 de los 20 puntos posibles y reducir en uno su desventaja respecto al Barcelona-, la aportación de Sabas y la de Futre y sus penaltis. Por añadidura, el Atlético sólo ha sido castigado con dos y ambos fueron detenidos por Abel, uno ante el Athletic y otro frente a Osasuna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 1991

Más información

  • Los máximos castigos, decisivos para el resurgimiento del Atlético de Madrid