Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un compañero del soldado desaparecido dice que era acosado por los mandos

C. P., compañero en el botiquín del soldado José María Carnero -desaparecido hace tres años y medio y cuyos restos fueron encontrados el pasado domingo-, asegura que el joven le comentó su malestar por la actitud de los mandos militares hacia él. "Me dijo que le despreciaban, le habían castigado y puesto en ridículo", afirmó C. P. a este periódico. Este químico también recuerda que "los mandos tenían la costumbre de salir a cazar jabalíes por la noche durante las maniobras". C. P. no acudió al campo de tiro de Montelarreina (Zamora), donde desapareció José María Carnero, pero afirma que en los días siguientes a aquel 8 de abril de 1987, era vox populi en el cuartel del regimiento de Artillería número 26 de Valladolid que aquella noche se escuchó en el campamento un tiro seguido por dos ráfagas. Sin embargo, uno de los jóvenes presentes en las maniobras, Carlos Mayordomo, no recuerda haber escuchado las detonaciones. Tanto Mayordomo como otro compañero, Miguel Moral, aseguran que a José María "no se le daba muy bien la mili".C. P. afirma que los mandos les impidieron "hablar con los padres de Carnero". Cuando finalmente fueron autorizados, les reunieron: "Nos preguntaron entonces que qué íbamos a decir". C. P., que declaró como testigo en el proceso de deserción de Carnero, no entiende como los restos han aparecido ahora. "Hicimos unas batidas tan intensas que habríamos encontrado un duro que se le hubiera caído a alguien", dice.

Por otra parte, el portavoz de la segunda jefatura de la Región Militar Noroeste, con sede en Valladolid, expresó ayer el fuerte malestar que existe en medios castrenses por informaciones publicadas respecto al caso de José María Carnero. "Se está prejuzgando a unos profesionales y rodeando de misterio a este caso. Se demostrará que los mandos no tienen ninguna resposabilidad", dijo.

[La familia de José María Carnero insistió ayer en que el caso se lleve a la jurisdicción civil, tras recibir una citación para declarar ante el juez togado militar de Valladolid, informa Efe.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 1990