Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NECROLÓGICAS

Joseba Elósegui, nacionalista vasco

El histórico nacionalista Joseba Elósegui falleció ayer en el hospital comarcal del Bidasoa de un paro cardiaco a la edad de 74 años. Militante del Partido Nacionalista Vasco (PNV) durante 50 años, se pasó a las filas de Eusko Alkartasuna tras producirse la escisión en el PNV.La sucesión de gestos formaron parte de la vida de este hombre, quien después de haber presenciado en 1937 el bombardeo de Gernika, deseó llevar, según escribió,"el fuego que destruyó Gernika ante los Ojos de quien lo provocó". Y así, el 18 de septiembre de 1970, estando presidiendo Franco la inauguración del Campeonato Internacional de Pelota en el frontón de Anoeta de San Sebastián, Elósegui, envuelto en llamas, se lanzó desde la segunda galería gritando: "Gora Euskadi askatuta" ("Viva Euskadi libre"). En su diario escribió algo que aquel día se cumplió: "No quiero matar a Franco. Solamente quiero ver el terror expresado en sus ojos Fue otro 18 de julio cuando Joseba Elósegui, en 1946, escaló la catedral del Buen Pastor de San Sebastián y colocó en el vértice de este edificio una bandera vasca.

Joseba Elósegui fue uno de los militantes más populares que tuvo el Partido Nacionalista Vasco por ésta y otras acciones realizadas a lo largo de su vida, lo que le permitió llevar a cabo acciones rompedoras y mostrarse como un militante indisciplinado. Abandonó su partido de toda la vida para pasar a las filas de Eusko Alkartasuna.

Criticó la violencia y reprochó a los nuevos jóvenes nacionalistas que adoptaran este método como medio para conseguir objetivos políticos. Tras la muerte de Franco, participó en la creación de la primera Gestora Pro Amnistía, que abandonó una vez que ésta consiguió el objetivo por el que se había creado.

La última de sus hazañas la protagonizó siendo senador por la provincia de Guipúzcoa. El 6 de junio de 1984 se llevó del Museo del Ejército de Madrid la ikurriña del batallón Itxarkundía, sobre cuyo destino nunca quiso hablar el conocido gudari (soldado).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de noviembre de 1990