Los comunistas andaluces acuerdan fortalecer el papel del partido

El comité central del Partido Comunista de Andalucía (PCA) concluyó ayer en Málaga, con el compromiso de todos sus miembros de reconvertir el partido para fortalecer su papel dentro de Izquierda Unida (IU), incluidos los dos dirigentes sevillanos partidarios de la disolución. Sólo uno de ellos, José Antonio Nieto, voló contra la resolución política presentada por el secretario general, Felipe Alcaraz.

El máximo dirigente del PCE, Julio Anguita, señaló en su intervención final que la concepción clásica de los partidos políticos no tiene sentido en la sociedad actual y apostó por Izquierda Unida como "la única herramienta válida para la transformación de la sociedad",

Los dos miembros del Comité central del PCE que propusieron la desaparición del partido y que el miércoles votaron contra el informe político del secretario general, los sevillanos Eduardo Sahorido y Javier Albistu, se abstuvieron en esta ocasión. La resolución, que recoge explícitamente que "es preciso señalar que el partido no desaparecerá", fue aprobada con 53 votos a favor, cuatro abstenciones y tan sólo un pronunciamiento en contra.

Para Felipe Alcaraz, el comité central del PCA ha su puesto "un profundo debate de síntesis en el que no ha existido una reflexión de los unos contra los otros". Alcaraz matizó ayer las invitaciones de dimisiones formuladas a Saborido y Albistu, afirmando que "no deben dimitir nunca" de sus cargos en el comité central y señaló que serán las bases del partido quienes decidan sobre su futuro al frente de la dirección provincial de Sevilla.

La resolución aprobada aboga por la transformación profunda del partido en favor de izquierda Unida. En este sentido, Alcaraz destacó que el PCA va a poner todo su patrimonio a disposición de la coalición a la que se considera el único interlocutor de los comunistas ante la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de noviembre de 1990.

Lo más visto en...

Top 50