BALONMANO

El Cacaolat se plantea acudir al decreto 1.006 para solucionar el 'caso Marín'

El Cacaolat Granollers se plantea la posibilidad de intentar solucionar el conflicto que mantiene con sus ex jugadores Ricardo Marín, Enric Massip y Jaume Fort por la vía del decreto 1.006/85. El club ha rechazado las indemnizaciones económicas propuestas por los equipos que se han hecho con los servicios de los jugadores en cuestión (Atlético de Madrid, Barcelona y Avidesa, respectivamente).

Josep Blanchart, gerente del Cacaolat Granollers, afirmó ayer: "Las cantidades que nos han ofrecido como compensación por la pérdida de Marín, Massip y Fort no son satisfactorias". "Nosotros hemos pedido como contrapartida el valor de reposición de estos jugadores", matizó, "es decir, la misma cantidad que nos costarían en caso de que quisieramos ficharlos" o latesión de otros jugadores. "En esta situación", acabó, "y si no hay un acuerdo, vamos a ir por la vía del 1.006/85; o sea, lo que han querido los jugadores. Para eso tenemos sus respectivos requerimientos notariales", que anteriormente ya anunciaron su disposición a recurrir al decreto que regula las relaciones laborales de los deportistas en caso de que no se les permitiera abandonar el club vallesano.Por acuerdo en la anterior asamblea de clubes celebrada el pasado martes, se propuso un laudo arbitral para establecer la compensación económica por la resolución de los contratos de los citados jugadores con el Granollers. El club vallesano, sin embargo, ha rechazado los 23 millones de pesetas que se le ofrecen (unos 10 millones por Marín, 7 por Massip y 6 por Fort).

La Asobal, en cualquier caso, aceptó en la asamblea celebrada ayer que se diligencie las fichas de los tres jugadores en cuestión por sus respectivos clubes, aunque el Cacaolat sigue exigiendo una compensación económica o la cesión de jugadores.

Jesús Gil y Enrique Cerezo, presidente y vicepresidente del Atlético de Madrid, abandonaron la asamblea, tras fracasar las negociaciones que mantenían con el Cacaolat para solucionar el traspaso de Marín.

"Nos piden 12 millones de pesetas por el jugador", precisó Gil, que estaba dispuesto a ofrecer ocho millones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS