NECROLÓGICAS

Ramón Piñeiro, presidente del Consello da Cultura Galega

El presidente del Consello da Cultura Galega, el filósofo Ramón Piñeiro, falleció ayer, a los 75 años de edad, en Santiago de Compostela. Píñeiro, una de las figuras clave de la cultura gallega en los últimos 30 años, padecía una afección hepática que desde hace meses había deteriorado notablemente su salud, agravada ya el pasado año tras la muerte de su esposa. Hasta el pasado domingo se encontraba disfrutando de unos días de vacaciones en Castropol (Asturias) junto a su amigo el escritor Carlos Casares. Un súbito empeoramiento de su salud obligó a trasladarle en ambulancia a un centro sanitario de Santiago, donde falleció a las 8.30 de ayer.La capilla ardiente fue instalada en su domicilio de Santiago de Compostela y trasladada por la tarde a la iglesia de Santo Domingo de Bonaval. El entierro se celebrará hoy en el cementerio de Boisaca.

Más información

Ramón Piñeiro López nació en 1915 en una aldea del municipio de Láncara, en la provincia de Lugo. Estudió filosofía en Madrid, y desde joven entró en contacto con las figuras míticas del galleguismo de antes de la guerra, como Alfonso Daniel Castelao, Alexandre Bóveda o Ramón Otero Pedrayo. Militó activamente en el Partido Galeguista y participó en la organización del plebiscito del estatuto de autonomía en 1936.

Tras la guerra civil efectuó un viaje a París para tratar de reorganizar la resistencia al franquismo en Galicia en contacto con el Gobierno republicano en el exilio. A su regreso fue detenido y condenado a seis años de prisión, de los que cumplió tres, repartidos entre los penales de Alcalá, Ocaña y Yeserías.

De nuevo en libertad, se volcó en la actividad filosófica y en la creación de un frente cultural de resistencia galleguista, cuyo eje fue la editorial Galaxia, fundada en 1950 y de la que Piñeiro fue director. En esta década publicó sus principales obras (A saudade en Rosalía, Significado metafísico da saudade y Pra unha fisolofía de saudade) y tradujo a destacados pensadores extranjeros, como el alemán Martin Heidegger.

En 1967 ingresó en la Real Academia Gallega, y tras la muerte de Franco tuvo un destacado protagonismo político durante la transición. Llegó a ser propuesto para la presidencia de la Xunta de Galicia, y en las prim'eras elecciones autonómicas de 1981 fue elegido diputado como independiente en las listas del Partido dos Socialistas de Galicia-PSOE. Desde 1983 presidía el Consello da Cultura Galega, un organismo de promoción cultural financiado por el Gobierno autónomo.

Más información en la página 19

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 27 de agosto de 1990.