Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Luis Emilio Batallán

El ex presidente del Pontevedra presenta su segundo disco

Luis Emilio Batallán, algunos kilos de más y el semblante tranquilo de los que hablan con las vacas, es médico rural en Moraña (5.000 habitantes), cerca de Pontevedra. Batallán -bromea con el posible origen armenio de su apellido- acaba de sacar al mercado Ballet da nena (Ballet de la niña), su segundo disco. Fue durante cuatro años presidente del club de fútbol Pontevedra: "Quisimos emular a Elton John, que logró llevar al Watford a la Primera División británica. Casi conseguimos que descendiera a Tercera". Asume como cierta la leyenda que le atribuye un intento de soborno a un equipo contrario. Era un momento desesperado y la afición fue magnánima.El Pontevedra sólo representó un paréntesis para un médico que se considera músico, pero que vive de la medicina y desde su observatorio rural ve cómo se degrada el mundo víctima de la pasión por el dinero. A Batallán le atraen otras monedas: hace 15 años publicó Ahí ven o maio (Ahí viene mayo), un elepé acústico de inusitada calidad para la época. Doscientos mil ejemplares vendidos para un disco en gallego lo convirtieron en un insólito superventas.

Pero Cara Cortada -así le llamaban en Peleteiro, un colegio carcelario para los malos estudiantes regionales- se ha tomado su tiempo hasta este Ballet da nena, con letras propias y de eximios escritores del Noroeste: Uxío Novoneyra, Neira Vilas, Rosalía de Castro, Celso Emilio Ferreiro y Manoel-Antomo.

Casado con Ana, de 31 años, y con dos hijas en común, Carlota y Dinorah, Batallán nació en Compostela hace 40 años. Se niega a estrangularse la nuez con una corbata, y a pesar de las canas, conserva una suerte de infancia en la mirada. De Dylan Thomas recuerda un verso que le define: "Él tiempo me sostenía verde y feliz bajo las ramas de los cerezos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de agosto de 1990