Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un referéndum en Yugoslavia agudiza la tensión entre serbios y croatas

Los yugoslavos aguardan con angustia el desenlace del conflicto serbio-croata (dos pueblos tradicionalmente hostiles), que se ha agudizado hasta el punto de casi estallar una guerra civil y fratricida con motivo del referéndum que se celebra hoy sobre la autonomía de los serbios en Croacia, que representan un 10% de la población. El referéndum ha sido prohibido por Croacia.El Partido Democrático Serbio, fundado en Croacia para competir en las elecciones libres celebradas en mayo pasado en esta república, no reconoce a las autoridades legítimas croatas, desaprueba las enmiendas constitucionales que éstas llevaron a cabo, y ha creado en el litoral de la costa dálmata, en la zona de Knin, poblada por los serbios, un Gobierno paralelo.

El referéndum de hoy debería decidir sobre la posible autonomía de los serbios en esta república. Si Croacia opta por la federación como arreglo de coexistencia entre los pueblos yugoslavos, los serbios de Croacia, dirigidos por el psiquiatra Jovan Raskovic, exigirán sólo la autonomía cultural; si Croacia opta por la confederación, los serbios pedirían autonomía política.

Raskovic, que rechazó el puesto de vicepresidente de Croacia ofrecido por el presidente de esta república, Franjo Tudjman, decidió desafiar a las autoridades croatas con la celebración del referéndum. El Gobierno croata considera a su vez que el movimiento desatado por Raskovic no es otra cosa que la continuación de la política expansionista del líder nacionalista serbio, Slobodan Milosevic.

Desestabilizar

"Enfrentado con la creciente oposición en Serbia y decidido a mantener el poder comunista, ( ... ) Slobodan Milosevic juega su última carta: incitar al derramamiento de sangre entre las dos naciones más grandes de Yugoslavia", afirmaba ayer Vjesnik, el diario principal de Zagreb. Por otra parte, la presidencia de Eslovenia emitió ayer un comunicado diciendo que la tensión creada por el referéndum podría "desestabilizar la vida política en Yugoslavia".En las últimas dos noches, ante las amenazas de las autoridades croatas de prohibir el referéndum "con todos los medios a su alcance", los habitantes de Knin y de otros pueblos de la zona organizaron guardias armados y montaron barricadas para impedir la llegada de la policía croata.

Por otra parte, las organizaciones serbias de Bosnia y de Serbia movilizan a voluntarios para prestar apoyo a sus hermanos serbios en Croacia y defenderlos de la "agresión Ustashi" (ejército croata que aniquiló a la población serbia durante la II Guerra Mundial).

En la reunión de ayer de la presidencia de Croacia, el presidente del Parlamento, Zarko Domijan, calificó el movimiento serbio de "levantamiento armado contra Croacia" y anunció la posibilidad de prohibir el Partido Democrático Serbio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de agosto de 1990