Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entra en servicio la ronda de Valencia, que permitirá evitar el 'semáforo de Europa'

La primera fase de la autovía de circunvalación de Valencia entrara en servicio hoy, 15 años después de lo previsto. Esta nueva vía permitirá evitar el tristemente famoso semáforo de Europa a la entrada a Valencia por el norte desde la autopista A-7, y el paso de todos los camiones y vehículos que no tienen como destino final la ciudad de Valencia.La circunvalación, que será inaugurada previsiblemente por el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, ha costado casi 15.000 millones de pesetas y tiene una longitud de 35 kilómetros.

El retraso en la construcción del by pass o autovía de circunvalación de Valencia ha hecho famoso al semáforo de Europa, en la entrada a la ciudad por el Norte. Desde hace muchos años ha sido el único semáforo con el que se podía encontrar un usuario de la red europea de autopistas procedente de Dinamarca, que se veía obligado a atravesar la ciudad de Valencia por la tortuosa senda de los elefantes -el recorrido urbano entre la A-7 y la pista de Silla por las avenidas de Cataluña, del Cardenal Benlloch, de Peris y Valero y de Ausiàs March.

Los irritaciones, el estrés y el tiempo perdido durante años por miles de automovilistas que se han visto obligados a sufrir la travesía de Valencia han sido la consecuencia directa de la imprevisión de las autoridades y de los intereses económicos particulares que impidieron en su día la construcción de la autovía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 1990