Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

4.000 hinchas del Fiorentina convierten en un infierno la concentración del equipo italiano

, El fichaje de Roberto Baggio por el Juventus ha convertido en un infierno la concentración de la selección italiana en Coverciano, cerca de Florencia. Cuatro mil seguidores del Fiorentina, irritados por la marcha de su estrella y dolidos por su derrota en la final de la Copa de la UEFA, insultaron y lanzaron monedas a los internacionales de Azeglio Vicini durante el partidillo de entrenamiento del pasado domingo. A dos semanas del inicio del Campeonato del Mundo, el anfitrión trabaja rodeado de un clima de tensión y violencia que altera a los jugadores, molesta al entrenador y preocupa a las autoridades deportivas del país.

Vicini tuvo que interrumpir el entrenamiento para evitar que alguno de sus jugadores resultara herido de gravedad. Bergomi, por ejemplo, recibió en pleno rostro el impacto de una moneda cuando se retiraba con sus compañeros a un campo adyacente, al que los exaltados no pudieron acceder. "Baggio, te crece la joroba" y "Baggio, traidor, vete de aquí; sólo piensas en el dinero y eres una mierda" fueron los improperios más suaves que recibió el delantero. Las descalificaciones alcanzaron también a los internacionales del Juventus y a los restantes: "¡Brasil, Brasil! ¡Italia, fuera!. Bufones, id a tomar por...".El seleccionador, a pesar del incremento de los incidentes, ha decidido continuar entrenando en Coverciano, aunque Antonio Matarrese, el presidente de la federación, no descarta adelantar el traslado a Marino, previsto para el 4 de junio. La primera medida adoptada, que entró en vigor ayer, fue realizar los ensayos a puerta cerrada y convertir las instalaciones deportivas en un bunker. Refuerzos policiales han establecido controles en las principales calles de la villa, que ayer amaneció con varios contenedores de basura quemados y diversas pintadas insultantes referidas a Baggio y la selección.

La vigilancia se extenderá a los partidos amistosos que Italia disputará el día 30 en Peruggia, contra Grecia, y el 3 de junio en Arezzo, contra el Lugano. El acceso a los mismos no será gratuito como manda la FIFA. Las entradas serán controladas por la federación y distribuidas meticulosamente en colegios, empresas y entidades estatales para impedir la actuación violenta de los ultras del Fiorentina.

La opinión pública italiana ha reaccionado con asombro ante un hecho sin precedentes en el calcio. Jamás la selección había preparado un Mundial en su país despreciada por parte de sus compatriotas. Pese a tratarse de una minoría de exaltados, sorprende la magnitud que ha alcanzado el problema. Los incidentes registrados el viernes en Coverciano, con violentos enfrentamientos entre la policía y jóvenes hinchas florentinos, acabó con 15 detenidos. Uno de ellos, Davide Barbieri, ha causado la dimisión de su padre, Ezio Barbieri, un alto cargo del Ayuntamiento de Florencia. Los exaltados continuaban ayer detenidos.

Los jugadores han reaccionado con temor y cólera. "Aquí no podemos seguir, vámonos", manifestó Zenga. Tacconi comentó: "No se puede hablar mal de una ciudad por culpa de cuatro deficientes"". De Agostini añadió: "No aceptan su derrota en la Copa de la UEFA y perder a Baggio". "Hay una preocupante crisis de valores", concluyó Serena. "¿Qué tiene que ver la selección con el Juventus o el Fiorentina7, se pregunta Vicini.

Baggio confesó sentirse apesadumbrado y temeroso. Incluso ha pedido perdón a sus compañeros por lo ocurrido: "Se ha exagerado todo. No merezco ser ofendido ni como hombre ni como futbolista. Pensé dirigirme a la gente. Pero no es fácil hacer comprender a alguien que no quiere hacerlo".

El caso Baggio mereció incluso una plegaria sacerdotal en la iglesia de Santa María de Coverciano, a donde acudieron Marocchi, Zenga, Bergomi, Vialli, Vierchowood, Ferri, Donadoni y Manzini. El padre Mario Pesci elevó sus rezos y los de los jugadores para que los gamberros depusieran su actitud. "Lo que más me preocupa es que se pague tanto dinero por un futbolista cuando hay tanta necesidad en el mundo", comentó el cura. Baggio cobrará unos 170 millones de pesetas anuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de mayo de 1990

Más información

  • A Baggio, fichado por el Juventus, se le acusa de pensar sólo en el dinero