Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El árbitro García de Loza anuncia que se querellará contra Schuster y desafía a Gordillo

Raúl García de Loza, árbitro que dirigió la reciente final de la Copa del Rey de fútbol, anunció ayer su intención de querellarse contra Bernd Schuster, autor de unas declaraciones en las que acusó al árbitro de propiciar la victoria del club azulgrana. "Después de este partido, el señor Loza va a pasar unas vacaciones muy felices en la Costa Brava, en un chalecito ahí, seguro", declaró ayer el alemán, cuyas manifestaciones coincidieron con una cascada de críticas hacia el colegiado por parte de la plantilla madridista. García de Loza desafió además a Rafael Gordillo: "Que me diga en la cara, si tiene cojones, que estuve cagado".

Schuster aclaró el tono irónico de sus anteriores palabras: "He jugado siete finales y jamás, en ninguna, había visto tan claro quién tenía que ganar el partido. El árbitro siempre estuvo lejos de las jugadas. No entró en el partido. No lo tenía claro". Las palabras de Schuster coincidieron con los ataques generalizados del resto de la plantilla hacia el árbitro, actitud que deja solo al técnico John Toshack en el seno del club. El presidente del Madrid, Ramón Mendoza, también descalificó el pasado domingo al entrenador por las críticas que había vertido contra sus jugadores tras la derrota de Valencia.La reacción de Raúl García de Loza no se hizo esperar. En conversación telefónica con EL PAÍS, el árbitro gallego declaró: "Estoy disgustadísimo. Nadie sabe el dolor de corazón que me produce esto. No entiendo que un profesional como Schuster diga semejante salvajada. Espero que tenga pruebas documentales de lo que dice, porque voy a ir a los tribunales o hasta donde tenga que ir para que mi honorabilidad quede limpia. Y si los tribunales no hacen nada, iré aún más lejos".

García de Loza consideró que Schuster, con sus palabras, le acusó de haberse vendido al Barcelona: "Voy a esperar la cinta con esas declaraciones y la enviaré al Comité de Competición. Esto es un caos. O se toman medidas o acabaremos muy mal. No sé a dónde vamos a ir a parar. Cómo es posible que un futbolista diga algo así, en frío, cinco días después de un partido".

El árbitro, en un estado de gran excitación, también se refirió a las declaraciones de otro jugador madridista, Rafael Gordillo, tras la final de la Copa del Rey, en el sentido de que el árbitro la había "cagado": "Lo de Gordillo no tiene nombre. Le emplazo, si tiene cojones, a que me lo diga en la cara si estuve cagado, porque le voy a comer los huevos. Yo no me ando con chiquita". El colegiado catalogó de poco profesional la actitud de los jugadores del Real Madrid: "Más profesional que yo no hay nadie, porque llego a casa a las 10.30 de la noche y me voy a entrenar como un cabrón. Por eso me duele tanto todo esto", concluyó García de Loza, quien expresó a este diario su deseo de que todas sus palabras fueran reproducidas tal y como las pronunció.

Por otro lado, el entrenador galés John Toshack se ha quedado solo en el Real Madrid. El presidente del club, Ramón Mendoza, criticó públicamente el domingo, en Telemadrid, la actitud del técnico, y los jugadores, reforzados por la defensa que de ellos hizo el presidente, volvieron a cargar ayer en bloque contra García de Loza. Toshack no sólo ha visto frustrado su intento de cambiar el sistema de juego del Madrid, sino que, además, sus opiniones han quedado desautorizadas.

Contra el árbitro

Manolo Sanchís compartió la opinión de Schuster: "Este año hay una campaña bestial para que los árbitros no nos favorezcan. Todos sabemos de dónde ha salido esta campaña. Los colegiados tienen miedo de pitar faltas a favor del Madrid".

Chendo, el capitán, fue aún más explícito: "Los árbitros no nos apoyan. Para que a Butragueño le piten un penalti sólo falta que le peguen un tiro. Todo es producto de actitudes como las de Gil [presidente del Atlético] y Clemente [ex entrenador del mismo club] en el pasado, que decían que era un abuso lo del Real Madrid".

Martín Vázquez fue uno de los más críticos: "La federación debería tomar cartas en el asunto. Sería bueno que los árbitros se profe sion aliz aran. Así, si uno se equivocara se le podría castigar, como nosotros". De la misma opinión fue Hierro, que dijo: "La final de la Copa se la cargó el árbitro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de abril de 1990

Más información

  • El jugador alemán dice que el árbitro "va a pasar unas vacaciones en la Costa Brava en un chalecito"