Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viaje de ida y vuelta

Banesto cambia su estrategia y se convierte en el primer accionista de Carburos Metálicos

Carburos Metálicos, la empresa química catalana, ha vivido ocho meses de Intensa actividad accionarial y ha visto cómo uno de sus principales socios, Banesto, tras perder su interés por la empresa, ha reconsiderado su actitud para dirigir los destinos de la misma como principal accionista. La historia de este cambio de estrategia tiene diversas valoraciones y pasa por los singulares vericuetos de las negociaciones financieras de alto nivel.

Corrían los meses preveraniegos del pasado año cuando Banesto, que poseía un 18% del capital de Carburos -el segundo paquete después del 24,5% de la multinacional Air Product-, decidió desprenderse de sus acciones. Tras la ruptura de la fusión con el Banco Central, Banesto afrontaba la emisión de deuda subordinada, y para mejorar el atractivo de esta operación la vinculó a una de warrants (opción de compra) sobre el 18% de Carburos.Jacques Hachuel, financiero y amigo de Conde, adquiere esa opción de compra por- algo más de 3.000 millones, pasando a convertirse en titular in péctore de la participación de Banesto en Carburos. En realidad, la materialización de la compra corrió a cargo del grupo Euris, participado por H-Capital, el holding con el que opera Jacques Hachuel en España. Sin embargo, en aquel momento nadie consideraba la inversión como algo estable, por lo que comenzó una ronda negociadora que tenía por objeto traspasar los warrants a Air Products, el socio natural de la empresa química.

El problema fue que el socio americano de Carburos rechazó rotundamente el precio de 14.000 pesetas por warrant que pedía Euris y que estaba muy por encima de las 10.000 pesetas que entonces valían en bolsa la acciones de la empresa. Los planes comenzaban a torcerse, por lo que Jacques Hachuel ofreció su participación a otras empresas competidoras de Air Products, tales comoAir Liquide, BOC y Unión Carbide. El saldo de estas negociaciones fue también negativo en todos los casos.Los bancosLlegó diciembre y con una bolsa a la baja la operación de venta de la opción de compra se hizo ya impracticable. Los restantes bancos españoles en el capital -el Santander con el 10%, el Central con otro l0%% y el Hispano con un 3%- se negaron también a la invitación de Hachuel de repartirse los warrants. Y, por si fuera poco, la comisión de valores advirtió que estos derechos de compra deberían contabilizarse como acciones, dando lugar a. la necesidad de una OPA si eran comprados por alguno de los accionistas de la empresa. Ante esta situación, Hachuel declaró en enero su disposición a congelar la conversión de los warrants sobre Carburos. El financiero daba por terminada así la aventura de Carburos, provocando un giro radical en la estrategia de Banesto.

En efecto, en febrero, repentinamente, Conde descubre que la empresa es muy rentable, por lo que decidióa recomprar los warrants. Banesto pagó a Euris 3.000 millones, más sus intereses, recuperando su posición en el capital de Carburos. La huida hacia adelante se ha completado. después con la compra de la participación que poseía en la empresa química el Banco Santander.

Esta última operación situó al banco presidido por Conde en una posición delicada ante la legislación sobre la OPA. No en vano la participación del Banco Santander, unida a la de Banesto, superaba con creces el límite legal del 25%.

El problema quedó subsanado de la mano de una nueva empresa, surgida de la noche a la mañana, domiciliada en las Antillas holandesas bajo el nombre de Heathmoore y que apareció como titular del 7,25% del capital de Carburos. Gracias a ello, la OPA, hasta que las autoridades bursátiles no digan lo contrario, ha sido eludida.La segunda parte de la operación es la reciente designación de Rafael Pérez Escolar al frente de Carburos para sustituir a Ramiro Cervera, quien en siete años en la empresa ha multiplicado por 21 la inversión que tenía allí el banco. Poco ha importado la gestión de Cervera. El ex presidente de Carburos no era de la confianza de Conde, quien intenta reforzar la posición de Banesto en la empresa con ejecutivos y consejeros afines, como el propio Hachuel, Abaltua y Pastor. Aunque el intento haya fracasado, Mario Conde ha pagado el favor al financiero hispano-argentino, quien, en definitiva, es el que ha perdido la ocasión de conseguir una buena plusvalía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de marzo de 1990