Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO / RALLY DE PORTUGAL

Biasion aprovecha una salida de pista de Sainz para consolidarse en el liderato

EMILIO PÉREZ DE ROZAS ENVIADO ESPECIAL El piloto español Carlos Sainz (Toyota Celica Turbo), que inició ayer la penúltima etapa de Rally de Portugal, segunda prueba del Mundial 90, con 16 segundos de desventaja con respecto al italiano Massimo Biasion (Lancia Delta Integrale, 16 válvulas), actual campeón del mundo y líder de la carrera, vio reducidas a la mínima expresión sus posibilidades de triunfo al sufrir una salida de pista y tener problemas en la transmisión.

En 10 tramos, Biasion aumentó hasta 2.12 minutos su ventaja sobre el español, mientras el francés Didier Auriol (Lancia Delta Integrale l6v.) se acercó peligrosamente a Sainz, amenazándole con arrebatarle la segunda plaza. Sainz supera al reciente vencedor del Rally de Montecarlo en tan sólo cinco segundos. El español es el único piloto capaz de plantar cara a la flotilla de Lancia, que también copa el cuarto puesto con el finlandés Juha Kaiikkunen.Menos pinchar una rueda o atropellar a un gato, a Sainz le ha pasado casi todo en las dos últimas jornadas del Rally de Portugal. Pesea ello, mantiene una excelente segunda plaza que le permitiría mantener intactas sus posibilidades en el Mundial de la especialidad. El piloto español ha perdido en tres percances 2.21 minutos, lo que significa que, de no haber sufrido esos problemas, en estos momentos estaría encabezando la prueba con nueve segundos de ventaja sobre Biasion, que hoy conquistará, de no mediar sorpresa, su tercer triunfo consecutivo en la prueba portuguesa, una de las más prestigiosas del calendario internacional.

Buen comienzo

La jornada de ayer no pudo empezar mejor para el español. En los dos primeros tramos redujo a 12 segundos la ventaja de Biasion; se mantuvo esa diferencia en los dos siguientes, pero la hecatombe se produjo en el quinto de la jornada, donde Sainz se salió de la carretera y perdió 51 segundos con respecto al campeón. A partir de ahí se multiplicaron las desgracias. Al parecer, y pese a que los responsables de Toyota no han confirmado este extremo, todo se debe a un dichoso chip que controla la distribución de la tracción entre los dos ejes. Ese Tallo mecánico provocó, según Sainz, los dos trompos con salida de pista en la quinta prueba especial.

Clasificación general: 1. Biasion-Siviero (Lancia Delta Integrale 16 válvulas), 4 horas 13 minutos 53 segundos; 2. Sairiz-Moya (Toyota Celica Turbo), a 2.12 minutos; 3. Auriol-Occelli (Lancia Delta Integrale l6v), a 2.17; 4. Kankkunen-Piironen (Lancia Delta Integrale 16v), a 3.41; S. Mikkola-Hertz (Mazda 323), a 11.06; 6. Cerrato-Cerri (Lancia Delta Integrale l6v), a 12.53. 7. Carlos Bica (Lancia Integrale). S. Marc Duez (Ford Sierra).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de marzo de 1990