Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una funcionaria de Correos, herida grave por la explosión de otra carta bomba

María del Pilar Fernández, funcionaria de Correos, resultó herida grave ayer al hacer explosión una carta bomba cuando la manipulaba en su puesto de trabajo. A mediodía de ayer eran ya cuatro los paquetes bomba que habían estallado o habían sido desactivados en Madrid y Valencia. El primero amputó las manos y causó graves lesiones en los ojos al presidente de la Audiencia Nacional, Fernando de Mateo; el segundo, dirigido a un teniente en la reserva en Valencia, causó daños materiales; el tercero, dirigido a un funcionario de prisiones de la cárcel de Alcalá-Meco, hirió gravemente a Pilar Fernández, y el cuarto, remitido a Eduardo Fungairiño, uno de los fiscales que más se ha destacado en la lucha contra el terrorismo, fue desactivado por la Guardia Civil.El envío dirigido a un funcionario de prisiones que estuvo destinado en la prisión de Alcalá-Meco fue devuelto a Correos al haber cambiado de domicilio el destinatario. Pilar Fernández clasificaba las cartas devueltas cuando, al intentar abrir el sobre, de pequeño tamaño, el explosivo que había en su interior estalló.

La mujer ha perdido el ojo derecho y tiene lesionado el izquierdo. Además, la explosión le amputó el dedo corazón de la mano derecha y le produjo heridas en las palmas y los otros dedos.

Mientras el paquete que causó lesiones a De Mateo estaba formado por unos 300 gramos de exógeno plástico, las cartas que hirieron a la funcionaria y la dirigida al fiscal Fungairiño llevaban un pequeño detonador, una pila y alrededor de metro y medio de cordón detonante compuesto de pentrita.

Todos los partidos políticos democráticos repudiaron el atentado, y el ministro del Interior, José Luis Corcuera, ratificó que no hay variación en la postura del Gobierno sobre la lucha antiterrorista. Algunos jueces y magistrados de la Audiencia Nacional expresaron su convicción de que constituyen un objetivo preferente de ETA.

Página 19

Editorial en la página 14

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 1990