Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:FÚTBOL / PRIMERA DIVISIÓNCAMBIO DE CAMISETA

El partido de la refundación

Es el momento de reaccionar. El Bariga está en la cuarta posición en la Liga, que es, al fin y al cabo, lo que importa en el calendario de las competiciones. La chica del tiempo en TVE tapa Cataluña con su menudo cuerpo cuando explica las borrascas, y la Prensa madrileña alude a falta de espíritu en las líneas culés ante la tarea crucial del gol.Núñez ha emprendido el camino hacia una nueva era con firme pulso y la máquina de calcular en la mano: 4.000 pesetas por socio que garantizan un alto nivel presupuestario para no desmerecer frente a los salvajes dineros funcionariales del Real Madrid.

Pero Núñez y yo sabemos que eso no es suficiente, aunque sea por motivaciones distintas. Núñez sabe que, si se cede a Milla, Milla acabará por organizar el juego de los merengues, como ya hizo Schuster cuando se deshizo de sus principios y aceptó colaborar con la bestia blanca. Núñez sabe también que Martín Vázquez, de faz rubicunda y barba salvajemente sensual, quedaría mejor vestido de azulgrana. Todo eso lo sabe Núñez.

MÁS INFORMACIÓN

Núñez, sin embargo, parece desconocer lo fundamental, lo que está en la raíz de los males del Barça. Y lo ha descubierto un médico tarraconense, Gerardo Grau, experto en salud pública: el grito de "Visca el Barça", inventado por un valenciano blavero, es la negación de las esencias nacionales y carece, por tanto, de capacidad movilizadora sobre los jugadores.

Proponemos este médico y yo que se sustituya por el subjuntivo "Visqui el Barça" o bien, más adecuado para épocas de crisis como la presente, por un imperativo "Viu el Barça". Sólo a partir de la introducción de ese nuevo y revolucionario aparato conceptual en el alma asociativa barcelonista se podrá recuperar ese alma, actualmente desganada, en las filas del Camp Nou.

Y sólo a partir de ese momento, que comenzará mañana, en que 100.000 gargantas privilegiadas decidan volver a las esencias del idioma (que es la patria de Goytisolo y de algunos más), podrán a partir de ahora los madridistas recobrar el agridulce sabor de la alternancia en las derrotas y las victorias. Si mañana no se refunda el Barça a través de la refundación del grito iniciático y movilizador, el Madrid seguirá pensando que disputa la Liga con nadie.

Jorge Martínez Reverte es escritor y seguidor del Real Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de febrero de 1990