La plataforma 'ultra' Bases Autónomas acuerda disolverse

La organización clandestina de extrema derecha Bases Autónomas (BB AA) ha decidido disolverse, según acordó la llamada junta de unificación -máximo órgano de la misma- durante una reunión celebrada en enero. Bases Autónomas se ha comprometido, no obstante, a "apoyar y financiar" la defensa de los militantes de la organización inculpados judicialmente por los incidentes que se produjeron en un acto electoral de Adolfo Suárez, presidente del CDS, en las elecciones legislativas de octubre pasado. Esta plataforma se ha distinguido también por la realización de campañas en contra de los políticos y del actual sistema democrático.

La dirección de Bases Autónomas asegura, a través de un comunicado, que una de las principales razones de su disolución es el proceso de criminalización contra su grupo, a raíz de los últimos incidentes originados en la Universidad de Madrid y en especial después del atentado contra los parlamentarios de HB, que costó la vida a Josu Muguruza.Un responsable de BB AA insistió a este periódico que la Prensa era la única responsable de esta "operación de desprestigio", ya que ha venido implicando a la organización en hechos delictivos en los que "nada tiene que ver".

La policía atribuye a la plataforma la comisión de un hecho grave que se produjo en Madrid durante el primer acto de campaña del CDS. Una veintena de ultras atacaron con barras de hierro y otros objetos contundentes a miembros y simpatizantes del CDS reunidos en torno a Adolfo Suárez. Cuatro personas resultaron heridas de consideración, entre ellas el hoy diputado Fernando Castedo, figura destacada del CDS madrileño, si bien el más grave fue un simpatizante, Antonio Zanetti. Hubo siete detenidos, oficialmente no fichados, en cuyas casas sólo se encontró propaganda ultra.

La autodisolución de Bases Autónomas coincide con una operación de potenciación de los partidos clásicos de la autodenominada derecha nacional española, siguiendo el ejemplo francés, italiano y alemán. Esta operación, que conlleva el acatamiento de la Constitución y una campaña de renovación de imagen, fue tomada después de diversos contactos con los responsables del Frente Nacional de Francia, que han venido asesorando a sus colegas españoles sobre el nuevo proyecto político español.

Responsables de partidos de la extrema derecha española se habían quejado últimamente de la actuación de los grupos radicales, que, en su opinión, "ensucian" la imagen de la "derecha nacional".

La disolución de esta plataforma no significa la desaparición de los grupos que la integraban, según ha señalado un portavoz. Bases Autónomas era una plataforma unitaria de colectivos de extrema derecha, configurada por una docena de grupos, de los que se conocen cuatro: Disenso, Asociación Cultural Tritón, Distribuidora Tridente y la Asociación Juvenil Lobos Negros. El órgano rector era una denominada junta de unificación, en la que participaban 12 representantes y donde los acuerdos se tomaban de manera democrática.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Bases Autónomas se fundó en 1984 y ha tenido durante este tiempo diversas publicaciones como órgano de expresión, entre las que figuraban A Por Ellos, Agitación, El último Reducto y Peste Negra. El último órgano oficial se titulaba Tribuna Disidente, que se publicaba cada 15 días.

La plataforma estaba implantada en Madrid, el País Vasco, Galicia y Asturias, especialmente en el ámbito universitario. En Barcelona se había gestionado una organización unitaria similar, bautizada con el nombre de Nueva Europa. Bases Autónomas tenía en proyecto convertirse en un partido político, y se había abierto en el seno de la organización un debate que tenía como objetivo llegar a una línea de actuación conjunta ante la perspectiva de las próximas elecciones municipales y autonómicas. En el transcurso del debate, algunos de los dirigentes habían manifestado el proyecto de legalizarse y cambiar el nombre del colectivo.

Los dirigentes de Bases Autónomas han nombrado una comisión que estudie y resuelva los problemas patrimoniales derivados de esta disolución. Esta plataforma se financiaba básicamente a través de una editorial y una distribuidora -denominada Tridente- que vende, a través del correo, publicaciones ideológicamente afines, como la francesa Crisis, la alemana Der National Revolutioner o Revision.

Como plataforma política había impulsado varias campañas de desprestigio de los partidos políticos parlamentarios con pintadas en las calles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS