_
_
_
_

El crecimiento económico superó el 5,2%, según el Banco de España

El crecimiento económico en el pasado ejercicio fue del 5,2%, según las últimas estimaciones del Banco de España hechas públicas ayer, que señalan que la presión de la demanda interna no sólo indujo a un mayor crecimiento de la actividad económica, sino que también provocó nuevas tensiones inflacionistas de forma que el aumento del índice de precios al consumo se situó en el 6,9% a lo largo del año frente al 5,8% del año anterior. Para el servicio de estudios del Banco de España el "rápido ritmo de expansión de la economía fue acompañado de un apreciable deterioro del ahorro del sector de familias y empresas y del saldo de la balanza por cuenta corriente".

Los problemas de crecimiento por encima de las posibilidades de la economía provocaron, en el pasado ejercicio, la toma de decisiones de restricción del crédito para el sector privado de la economía, y otras de disminución del crédito, de forma que se produjera un aterrizaje suave. En el segundo semestre del ejercicio pasado las medidas monetarias empezaron a dar resultado aunque el crecimiento real apenas se ha visto reducido. Para el Banco de España la gran incertidumbre reside en si "la moderación obtenida en el crecimiento del gasto nominal en los últimos meses puede tener un carácter temporal", ya que las restricciones impuestas pueden haber conseguido aplazar, pero no disuadir, las decisiones de gasto". Por ello, según el Banco de España, hay que "persistir en el control estricto de la oferta de recursos prestables para evitar la aparición rápida de un rebrote inflacionista y la expansión del ya abultado déficit exterior".

Compatibilidad

Con estas consideraciones la política monetaria para el año actual establece un objetivo de crecimiento monetario del 8%, con una banda de fluctuación de 1,5 puntos por encima o por debajo manteniendo la restricción de aumento del crédito privado en el 10%. Así, "los límites del crédito al sector privado garantizan que el esfuerzo que las Administraciones públicas realicen en el sentido de disminuir sus necesidades financieras no revertirá, inmediatamente, en una mayor disposición de recursos para financiar el gasto del sector privado".El objetivo de crecimiento monetario es compatible, según el Banco de España, con "una reducción del ritmo de avance de la demanda interior nominal entre tres y cuatro puntos y del PIB nominal en torno a dos puntos, con una moderación del crecimiento real y un descenso de la tasa de inflación".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_