La inestabilidad en el Este provoca descensos en los mercados europeos

La fuerte caída registrada ayer por la Bolsa de Tokio, la más fuerte desde el crash de 1987, provocó nuevos descensos en los mercados de valores internacionales, incluidas las cuatro bolsas españolas. Los expertos explican el nerviosismo que reina en los mercados bursátiles por los acontecimientos que viven la Unión Soviética y los países del Este de Europa y por ciertas tensiones inflacionistas en las principales economías.

El índice Nikkei, calculado sobre los 225 valores más representativos de la bolsa de Tokio, cayó 666,41 yenes, el 1,78%, superando los 653,36 que había perdido el pasado viernes y que supuso la peor marca del año. El lunes no hubo sesión por ser día de fiesta. El de ayer fue el sexto peor índice de la historia de la bolsa tokiota, sin llegar a la dramática situación del famoso crash de 1987. Los analistas subrayan la importancia de factores internos, además de los acontecimientos en el Este de Europa para explicar las caídas en un mercado muy revalorizado.Ayer, el yen volvió a ceder terreno respecto al dólar pese a la intervención que hizo el banco central para detener la caída. Sin embargo, las autoridades monetarias locales dijeron anoche que la debilidad del mercado bursátil está causada por movimientos especulativos sin fundamento y por ajustes de corrección tras las fuertes ganancias obtenidas a final del año pasado informa Bosco Esteruelas.

En los mercados europeos los retrocesos fueron generalizados. El índice general de la Bolsa de Londres retrocedió ayer 17,1 puntos, mientras que Francfurt y París perdieron 13,7 y 1,37 en sus respectivos índices FAZ y CAC. Madrid, con una pérdida en la jornada de 5,22 puntos, ha bajado en lo que va de año un 3,3%.

La Bolsa de Nueva York, mientras, y a pesar de una apertura a la baja, consiguió recuperar posiciones hasta cerrar con una mejora de 23,25 puntos en su índice Dow Jones, aunque todo ello con un volumen de contratación reducido. La apertura a la baja de Wall Street influyó en la jornada de tarde en las bolsas españolas que acentuaron su tendencia bajista.

Las bolsas españolas se han dejado llevar por el ambiente negativo de los grandes mercados internacionales, a pesar de que las circunstancias de unos y de otros no tienen demasiado que ver entre sí. Madrid perdió 5,22 puntos, con lo que la baja acumulada en estas primeras sesiones del año suman ya un 3,3%. Barcelona por su parte perdió 3,99 puntos -el l,2%-; Valencia 1,71 y Bilbao 4,40.

Apatía

El mantenimiento de unos tipos de interés muy altos, en opinión de los expertos, explica por sí mismo la apatía, respecto a las bolsas, de los inversores españoles, que encuentran en el proceso de transformación de estos mercados un obstáculo insalvable al que se ha unido ahora alguna sociedad de primera línea. Con el sector bancario agitado por un cambio de estatus tan inmediato como radical, la inversión interna permanece a la espera, aunque los inversores extranjeros son, en definitiva, la verdadera causa del retroceso de estos mercados.Los rumores sobre una devaluación de la peseta hicieron que el papel procedente del exterior fuese en aumento desde hace dos o tres meses. También hay que tener en cuenta la falta de expectativas a corto y medio plazo para comprender el aluvión de papel.

Los cambios estratégicos que está viviendo Europa del Este en las últimas semanas pesan a la hora de valorar la actuación de la inversión extranjera en España, ya que hay otras bolsas que empiezan a ofrecer unos atractivos cuya magnitud nadie se atreve a adelantar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de enero de 1990.

Lo más visto en...

Top 50