Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El árbitro Mas afirma que el juez único fomenta la violencia

Víctor Mas, árbitro principal del partido que el pasado domingo disputaron Barcelona y Real Madrid en el Palau, respondió ayer con dureza a la sanción de cinco días -dos jornadas- que le ha impuesto Luis Tena, el juez único de Baloncesto, por no reflejar en el acta del encuentro la agresión sufrida por el pivot madridista Fernando Romay. "Hay cosas que duelen", afirmó Mas. "Los árbitros ya" stamos un poco cansados y muy preocupados por las sanciones que está dando últimamente el juez único. Él tiene la teoría, que ya está llevando a la práctica, de que los hechos aislados no son responsabilidad de los clubes, y con ello están sucediendo una serie de incidentes y se están dando un conjunto de fallos que fomentan la violencia"."Es increible", añadió el colegiado, "que en un determinado partido salte un espectador al terreno de juego, agreda a un colegiado cuando se retira a los vestuarios, y la sanción sea cero. No hubo sanción en este caso porque se consideró un hecho aislado. También resulta inconcebible que la sanción máxima sea de 25.000 pesetas por los incidentes ocurridos en el partido Caja Ronda-Barcelona, dónde un locutor gallego tuvo que retirarse tras ser herido por un objeto lanzado por el público". Para Víctor Mas , las decisiones del juez único "no sólo no van a detener la violencia, sino al contrario".

Mas aclaró, por otra parte, que "reflejé en el acta del partido que Romay, cuando se dirigía a su banquillo, cayó desplomado al suelo, pero esa circunstancia no la pude advertir, porque estaba de espaldas al jugador. Entonces pregunté al árbitro auxiliar y a los componentes de la mesa si habían advertido lo sucedido pero tampoco lo vieron".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 1990