Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier de la Rosa y los directivos de Torras aumentarán su participación del 13% al 20% con la OPA de KIO

Javier de la Rosa y su equipo directivo ampliarán su participación en el Grupo Torras hasta un 20%, una vez que se concrete la oferta pública de adquisición de acciones (OPA), presentada por KIO sobre su filial española. La operación, que podría ser aprobada hoy, será efectuada a través de las sociedades instrumentales Koolmes Holding BV y Kokmeew Holding BV, domiciliadas en Holanda. El grupo árabe pagará parte de la oferta con acciones de Prima Inmobiliaria más una aportación en dinero. KIO advertirá, además, a los accionistas minoritarios sobre la necesidad por razones legales de instrumentar una segunda OPA de exclusión, a un precio inferior, si no acudiesen a la primera llamada.

La documentación remitida por KIO a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), contempla la posibilidad de pagar parte del precio de la oferta en acciones de Prima Inmobiliaria, una de las sociedades españolas que mantiene Kuwait Investment Office (KIO) al márgen del Grupo Torras. El resto del importe a pagar a los minoritarios se hará en efectivo. La CNMV podría dar hoy mismo su visto bueno a la operación.Prima Inmobiliaria cerró ayer su cotización al nivel más alto del año (830%), con un precio de 8.300 pesetas por título. El valor duplica el nivel de cotización de la sociedad a comienzos de año.

En medios financieros se apuntaba ayer que el precio rondará en un arco abierto entre 1.750 y 1.850 pesetas por acción. El valor de mercado de los títulos de Torras es ahora de 1.525 pesetas.

KIO advertirá, además, a los accionistas del Grupo Torras sobre la posibilidad -prevista en la actual normativa española- de realizar una OPA de exclusión, a un precio menor, en el caso en el que los socios minoritarios no acudieran a la oferta presentada ahora. En cualquier supuesto, el objetivo es sacar a Torras de bolsa.

La OPA de KIO cuenta con el respaldo del Banco Santander que avalaría la operación una vez que ésta disponga de la preceptiva autorización. A su vez, el banco presidido por Botín continuará manteniendo su actual posición accioniarial del 8% en Torras.

De hecho, la oferta pública supone el primer paso de eventuales movimientos accionariales dentro del Grupo Torras, entre otras razones porque en adelante la compañía no estará tan supeditada a la normativa del mercado de valores.

En medios bursátiles existe la sospecha de que la OPA constituya el primer paso de un proceso paulatino de lo que en términos anglosajones se denomina como leveraged buy out, la compra de la empresa por sus propios directivos. Este tipo de operaciones exijen cuantiosos recursos ajenos que los compradores garantizan con activos de la propia sociedad.

El capital de Torras que está distribuido en bolsa alcanza un 39%, descontando el 40% que posee KIO, más el 13% de Javier de la Rosa y el 8% del Banco Santander. Sobre la base del 20% que pasará a manos del representante español de KIO y teniendo en cuenta que el Santander mantiene sus títulos, la OPA supone al grupo árabe aumentar su posición en un 32%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de diciembre de 1989

Más información

  • Los accionistas minoritarios recibirán dinero en efectivo y acciones de Prima, filial del grupo árabe