Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tres consejeros del BBV que representan al Banco de Vizcaya deciden retirarse del 'comité de crisis'

Los tres representantes del antiguo Banco de Vizcaya en el denominado comité de crisis decidieron ayer a última hora retirarse unilateralmente del grupo negociador, que estaba reunido desde primeras horas de la mañana, según fuentes oficiales del BBV. Todo parece indicar que esta medida se dirige a forzar una negociación a primer nivel entre José Ángel Sánchez Asiaín y Alfredo Sáenz. De hecho, Sánchez Asiaín y Sáenz se reunieron ayer durante dos horas y media. Pero el Bilbao se resiste a la utilización de esta vía.

La crisis abierta en el Banco Bilbao Vizcaya (BBV) entra en una nueva fase, ya que los representantes del antiguo Banco de Bilbao mantienen la esperanza de que se negocie la sucesión de Pedro Toledo en el comité de crisis mientras que los representantes del Vizcaya, ante el atasco ocasionado, quieren que se acelere el proceso entre los "dos copresidentes que tiene el banco". Para estos últimos, "es claro que a primer nivel las negociaciones van a tornar un nuevo ritmo" y que posiblemente se reanuden hoy.Y es que la reunión celebrada ayer durante dos horas y media en Gran Vía 12, sede del antiguo BB, entre José Ángel Sánchez Asiaín y Alfredo Sáenz tiene distinta lectura según las fuentes de uno y otro banco: el Vizcaya considera que se avanzó bastante, mientras que el Bilbao minimiza el resultado. Además, fuentes del Bilbao señalan que hoy no habrá una nueva reunión entre ambos.

Ya ayer por la mañana los antiguos miembros del consejo de administración del Banco de Vizcaya no aceptaban la última propuesta elaborada por los representantes del Banco de Bilbao en el comité de crisis mientras que fuentes del antiguo Banco de Bilbao señalaban que mantenían abierta su oferta de reparto de poder y que el comité de crisis era el mejor sitio para llegar a un acuerdo.

Estas fuentes se mostraban sorprendidas de la retirada de los representantes del Banco de Vizcaya por cuanto se habían producido avances importantes en las dos últimas jornadas. Añadían que eso era un paso atrás y dudaban que la crisis se solucionara de un modo más rápido a primer nivel.

"Un paso atrás"

"La estructura de organización propuesta por los antiguos responsables del Banco de Bilbao supone trasladar la organización existente hace tres años al nuevo banco", manifestaron ayer fuentes cercanas al antiguo Banco de Vizcaya, quiene negaron estar dispuestos a aceptar la propuesta del Bilbao y mantenerse firmes "en exigir que se acepte una copresidencia, aunque sea con matices".La propuesta del Bilbao -creación de tres vicepresidencias una de ellas con funciones orgánicas- fue rechazada de plano por los representantes del Banco de Vizcaya. Uno de los motivos esgrimidos era que "reconstruir una organización ya existente hace tres años no era el objetivo de la fusión pactada entre José Ángel Sánchez Asiaín y Pedro Toledo, sino generar una nueva". Además, señalaban estas mismas fuentes, la propuesta del Bilbao implica que la vicepresidencia que debería ejercer Alfredo Sáenz -con responsabilidades sobre las áreas de negocio- excluía a esta persona de ejercer un cierto control sobre la comisión delegada permanente, ya que mientras los otros dos vicepresidentes lo serán también de la comisión, a la tercera "sólo se le reconoce su pertenencia a la misma sin más funciones".

El tercer frente de oposición lo constituye el hecho de que al consejero delegado procedente del Bilbao, y dependiente en exclusiva de la presidencia del banco, se le reconocen poderes de decisión sobre el control interno del banco "que impedirían que se hiciera nada sin contar con su aprobación".

La falta de una salida a la crisis, con unas negociaciones empantanadas desde hace dos semanas, llevaron ayer a Jorge Diez, secretario general de la Federación Estatal de Banca, Ahorro, Seguros y Oficinas (FEBASO-UGT), a "acusar de irresponsable al consejo de administración del BBV que, con tan sólo el 6% del capital del banco, está creando una gran incertidumbre a 33.000 empleados, 420.000 accionistas, así como a todos los clientes".

Este sindicato pidió que se solucione de inmediato esta crisis que puede traer funestas consecuencias para la entidad. Así se lo hizo saber la organización sindical ayer a la dirección general del banco con cuyos representantes celebraron una reunión. Díez, que celebró ayer una conferencia de prensa acompañado de Diego Martínez, secretario general de la sección sindical estatal del BBV, señaló que la dirección del banco sólo les había informado de la voluntad de cerrar la crisis antes de final de año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de diciembre de 1989

Más información

  • El Bilbao se resiste a que Sánchez Asiaín y Alfredo Sáenz lleven la negociación por la sucesión de Toledo