Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carl Lewis pide a Maragall que facilite el servicio religioso en Barcelona 92

El atleta estadounidense Carl Lewis ha escrito una carta al alcalde de Barcelona y presidente del comité orgailizador de los Juegos Olímpicos de 1992, Pasqual Maragall, pidiéndole garantías de que tanto él como los demás deportistas que participen en los Juegos barceloncses disporidrán de servicios religiosos adecuados en la Villa Olímpica. "Los servicios religiosos son una parte muy importante de mi preparación para la competición", asegura en su misiva el plusmarquista mundial de 100 metros, miembro de la comunidad evangélica de EE UU Lay Witnesses for Christ (LWFC).

Lewis expone en la carta su condición de cristiano y expresa su deseo de disponer de un lugar confortable donde rezar y meditar. "Y no soy el único", añade, pues aproximadamente el 60% de los integrantes de los equipos olímpicos de Estados Unidos son cristianos. Ellos dirían que se suman a mi petición".

El campeón olímpico hace hincapié en su escrito, fechado el pasado 24 de octubre en Houston (Tejas), donde posee una mansión de estilo victoriano, en la importancia que la religión tiene en su vida, "así como en la de otros atletas de todo el mundo".

"Le pido por favor", continúa diciéndole Lewis a Maragall, "que me asegure que en 1992 habrá una capilla disponible para los atletas". El hijo del viento, nacido el 1 de julio de 1961 en en Birmingham (AIabama), de 1,88 metros de altura y 88 kilos de peso, sugiere "encarecidamente" al alcalde de Barcelona que se ponga en contacto en EE UU con el presidente de la LWFC, Sam Mings, de quien dice que "ha tenido una enorme influencia" no sólo sobre él, sino también sobre "miles de atletas".

Lewis refuerza su solicitud citando el apoyo, entre otros deportistas estadounidenses, de Roger Kingdom, doble campeón olímpico y mejor especialista actual en vallas, y de Joe DeLoach, quien arrebató el oro a Lewis en la final de los 200 metros de los JJ OO de Seúl.

Estaba previsto

La carta del campeón olímpico fue contestada por la dirección del gabinete del consejero delegado del Comité Organizador Olímpico Barcelona 92 (COOB), Josep Miquel Abad. La dirección del COOB agradece a Lewis sus sugerencias y le asegura que tanto él como los demás deportistas dispondrán de servicios religiosos adecuados.El COOB acordó el pasado lunes la creación de una comisión asesora para asuntos religiosos, que estará integrada por un representante de cadena de las cinco comunidades religiosas que han estado presentes en la historia del olimpismo moderno: católicos, evangélicos, judíos, mustilmanes y budistas.

El proyecto de Barcelona 92 prevé la habilitación en la Villa Olímpica de un centro religioso dividido en cinco espacios, para el uso de cada una de las citadas confesiones. Dicho centro, de unos 2.500 metros cuadrados, será convertido en una escuela, después de los JJ OO.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1989