Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DEBATE DE INVESTIDURA

Las minorías nacionalistas denunciaron discriminación política y económica

Los portavoces del Grupo Mixto, en representación de partidos de las nacionalidades y regiones -Partido Andalucista, Unión Valenciana, Eusko Alkartasuna, Euskadiko Ezkerra, Partido Aragonés Regionalista-, plantearon duras críticas al candidato a la presidencia, Felipe González, al que acusaron de discriminar a sus respectivas comunidades en materia política y económica. El contrapunto de esta cadena de intervenciones, en las que se anunció el voto negativo a González lo marcó el representante de las Agrupaciones Independientes de Canarias, Luis Mardones, que anticipó su "voto útil" para asegurar la investidura del candidato González en la primera vuelta.

Alejandro Rojas Marcos, en nombre del Partido Andalucista, en una intervención muy dura, acusó a Felipe González de "despilfarrar los caudales públicos, de tráfico de influencias y de quiebra de las libertades" bajo su gestión. Rojas Marcos, en una intervención sin concesiones, manifestó, dirigiéndose al candidato: "A usted le falta credibilidad". El representante del Partido Andalucista expresó, asimismo, que "Andalucía está hoy peor que hace siete años" y "la única voluntad de los socialistas es estar en el poder a toda costa".Vicente González Lizondo, en nombre de la Unión Valenciana, ofreció, dentro de una intervención igualmente dura, el toque escénico al presentarse en la tribuna con una naranja que, posteriormente, entregaría al presidente en su escaño. Lizondo inició su intervención señalando que "la naranja valenciana está ignorada", y se extendió en la denuncia de la "discriminación conque su Gobierno nos ha obsequiado". González Lizondo señaló que "mientras Sevilla se lleva la Expo, Barcelona las Olimpiadas y Madrid es la capital cultural de España, en la región valenciana nos faltan infraestructuras, baja la producción agraria y la negociación con la CE nos ha supuesto la disminución de un 6% de la producción de este último año". Finalizó su intervención señalando al candidato González que: "Voy a regalar esta naranja que está amarga por el amargor de nuestros hombres".

Joseba Azkárraga, en nombre de Eusko Alkartasuna, mantuvo, asimismo, un tono de dureza centrado en la política económica y autonómica del Gobierno del PSOE. En materia económica destacó que su planteamiento "ha sido ineficaz y socialmente injusto". Apuntó que el Gobierno había prometido reducir la inflación al 3% y "estamos en el 7%". En el terreno autonómico denunció la existencia de "leyes básicas que reducen la capacidad competencial del Estatuto vasco, que ha originado una pérdida de ilusión en la población", y anunció, finalmente, su voto negativo.

Jon Larrínaga, portavoz de Euskadiko Ezkerra, mantuvo una actitud más moderada dentro de sus críticas a la política económica y autonómica del Gobierno. En el terreno económico, planteó la necesidad de regular las relaciones entre el Gobierno y los sindicatos y la recuperación de la concertación social. En el terreno autonómico, solicitó la revitalización del papel del Senado como Cámara de las autonomías y la paralización de los recursos del Gobierno central al Tribunal Constitucional en las leyes emanadas por el Parlamento vasco. En materia antiterrorista respaldó la política del Gobierno y los pactos antiterroristas.

José María Mur, del Partido Aragonés Regionalista, que se abstuvo en la votación de investidura, llamó la atención de Felipe González por "la marginación de la región aragonesa".

Por último, Luis Mardones, en nombre de las Agrupaciones Independientes de Canarias, y en un discurso reivindicativo de los intereses de las islas, así como de denuncia por los "perjuicios originados tras la negociación con la Comunidad Económica Europea, anunció su voto "útil" a la candidatura de González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 1989

Más información

  • Rojas Marcos aludió al tráfico de influencias