Portland dice que dispone de otras alternativas para conseguir que Petrovic deje el Real Madrid

El caso Petrovic ha entrado en el terreno de las dobles versiones y promete alargarse en el tiempo. Según el Real Madrid, Petrovic le confirmó el martes a Mendoza que jugaría este año. Según Portland, Petrovic, después de la citada y fugaz entrevista, reafirmó su deseo de jugar inmediatamente en la NBA. "Sólo habló Mendoza en esa entrevista", dice Portland que les dijo Petrovic. Pero Petrovic, públicamente, no habla sobre esta cuestión. El director técnico de Portland, Brad Greenherg, sigue en Madrid, con su billete de vuelta abierto, y espera que el Madrid le convoque a una reunión, pero el Madrid contesta: "Estamos de vacacione". Según Portland, "Petrovic se irá en cuanto le garanticemos por contrato que cubriremos cualquier eventualidad, pero tenemos otras alternativas para conseguir que venga con nosotros".

Más información

La situación no deja de ser curiosa: Brad Greenberg, director técnico de Portland Trail Blazers, permanece en Madrid sin fecha fija para su regreso a Oregón. Visita a Petrovic a diario, incluso observa todos sus entrenamientos en la Ciudad Deportiva, y espera pacientemente que el Real Madrid le convoque a una reunión. En el Real Madrid le llaman "el hombre de los pantalones cortos", que es el atuendo con el que se ha mostrado visible. Cada día pasa un informe: a su club sobre la situación, pero se le deben agotar los argumentos: Petrovic, jornada a jornada, manifiesta su interés por jugar en la NBA con carácter inmediato pero pide seguridades; no dará un paso en firme mientras Portland no le ponga sobre la mesa un contrato garantizado que le defienda ante cualquier eventualidad producto de la posible batalla jurídica que enfrente a los dos clubes. "Podemos darle esa garantía", dice Greenberg, "pero también tenemos otras alternativas, que no queremos utilizar porque preferimos hablar antes con el Real Madrid". Petrovic entretanto, no da el paso definitivo ante el Real Madrid y eso hace proclamar a Ramón Mendoza, presidente del club, que el jugador cumplirá su contrato "porque si no el que queda en ridículo soy yo". El club americano dice que puede darle garantías al jugador pero que, formalmente, no puede firmar un contrato con él porque todavía no ha roto con el Real Madrid Para ello hace falta, o bien que un juez de Oregón sentencie que Petrovic puede firmar con Portland Trail Blazers o bien que Portland haga uso de esas otras "posibilidades".

El martes por la tarde, Petrovic y Mendoza hablaron unos minutos. Petrovic no le expresó a Mendoza ningún interés por dejar la disciplina del club para la próxima temporada, según el club madridista. Posteriormente, Petrovic se entrevistó, nuevamente, con Greenberg y le manifestó que el presidente del Real Madrid le había dicho, nuevamente, "tú juega este año y luego hablaremos". "En la conversación", manifestó Petrovic, "siempre hablaba Mendoza". A pesar del contenido de la entrevista, el jugador reafirmó a Greenberg su deseo de viajar a Portland lo antes posible, pero que tal deseo no lo manifestó ante el club madridista. Sólo ante el citado Greenberg, lo cual da pie a pensar que el jugador utiliza un doble lenguaje o bien espera a que Portland le ponga sobre la mesa todas las garantías económicas posibles como para que pueda marcharse del Madrid sin temor a un perjuicio económico. Petrovic se abstiene, mientras tanto, de hacer manifestaciones públicas por expreso deseo de Portland. En el contexto de una de las múltiples conversaciones que el jugador ha mantenido con Greenberg e incluso con otros directivos del club norteamericano, Petrovic llegó a expresar de forma singular su respeto ante Mendoza: "Mendoza, hombre poderoso, amigo de Rey Juan Carlos", dijo textualmente en una ocasión.

"El asunto está", dice Greenberg, "en que nosotros nos dirigimos al jugador porque nos interesaba contratarle y él nos mostró sus deseos de jugar en la NBA y nos manifestó que no tendría problemas contractuales puesto que, en su contrato con el Real Madrid, disponía de cláusulas de rescisión. Es el Madrid quien no quiere reconocer tales clásusulas y quien argumenta que el contrato válido es un segundo contrato que firmó en pesetas, que fue el que se entregó a la Asociación de Clubes y en el que no figuran tales cláusulas. Pero ni siquiera ese fue el último contrato que firmó el jugador con el Madrid; y en el último, vuelven a aparecer cláusulas de rescisión. Por eso nosotros queremos hablar con el Real Madrid y estoy aquí esperando por una reunión". Pero, el Real Madrid, aún no le ha contestado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de agosto de 1989.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50