Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La elección del 'soft landing'

Barre, ex primer ministro de Francia durante el último Gobierno de Valery Giscard d'Estaing, actor del despegue comunitario, que tuvo a su cargo la estabilización del franco francés para su ingreso en el Sistema Monetario Europeo (SME) es un testigo de excepción de la larga marcha europea hacia la unidad continental.

Barre considera que las autoridades económicas de todo el mundo están de acuerdo en que hay que evitar un crash landing y lograr un soft landing, pero, que en todo caso, Estados Unidos debe marchar hacia una corrección de sus desequilibrios. "Lamento, sin embargo, que desde 1989 ese país no se haya orientado hacia la corrección de los desequilibrios, lo cual supone consecuencias. negativas para el resto del mundo", afirma.

Recuerda, por otra parte, que Europa continental tiene un sistema de paridades ajustables no fijas- entre sí y con el resto del mundo, y esto le da una ventaja comparativa frente al Reino Unido y Estados Unidos en un período de colosales movimientos de capitales. Pero considera que la evolución será hacia un sistema monetario europeo estable vinculado al dólar y su esfera de influencia de un lado y al yen japonés del otro. "Hay que señalar que, de hecho, no estamos en una situación de flotación limpia en el mundo, sino que se trata en términos internacionales de flotaciones sucias y gestionadas, con lo cual nos hallamos, en situación monetaria oligopolística junto con Japón, Estados Unidos y Gran Bretaña", comenta.

"No creo, sin embargo, que regresemos a un sistema de cambios fijos como el de Bretton Woods, al menos mientras Estados Unidos no resuelva sus desequilibrios, pero si lo lograra entraríamos en un período de estabilidad económica y monetaria sin precedentes", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de agosto de 1989