Pedro Delgado se preocupó más de proteger a Miguel Induráin que de ganar en Cerler

Pedro Delgado (Reynolds) reeditó ayer las majestuosas exhibiciones que te dieron la victoria en el último Tour. Ganó el desigual pulso con el que le desafiaron cuatro colombianos, entre ellos Fabio Parra (Kelme), uno de sus principales rivales, y reforzó su condición de gran favorito de la Vuelta Ciclista a España. El más perjudicado por el alto de Cerler fue Álvaro Pino (BH), que perdió 1.23 minutos. Las diferencias, no obstante, no fueron excesivas, ya que los mejores sólo rompieron su grupo a unos ocho kilómetros de la meta. Otro colombiano, Omar Hernández (Kelme), conserva el liderato, aunque perdió parte de su ventaja, y su situación es cada vez más provisional.

El jefe de filas del equipo Reynolds, Delgado, hizo patente que se encuentra pletórico de forma. Actuó como en él es habitual, con una inteligencia y una astucia muy superiores a las evidenciadas por sus rivales. "Intenté ralentizar el ritmo para que Induráin [compañero suyo en el Reynolds] no perdiese demasiado tiempo" explicó. "Cuando he atacado, lo he hecho para romper el ritmo de Parra e impresionar a los colombianos". Una vez que lo logró, se limitó a buscar el triunfo en la etapa.Los favoritos recorrieron juntos los primeros kilómetros de ascensión al puerto de Cerler. Pino, que, en primera instancia, no pareció acusar la caída que sufrió en el kilómetro 102 y en la que se produjo algunas erosiones en la cadera y en la pierna izquierdas, subordinó todas las pedaladas de la gente importante a las suyas.

El festival lo inició Parra con un ataque corto e intenso, con el que logró unos metros de ventaja. Pero la respuesta de Delgado fue fulminante a pesar de que tras de sí arrastró a Morales (Kelme), que trabajó denodadamente en favor de Parra, su jefe. El corredor segoviano, no obstante, mantuvo a raya a sus rivales y actuó de tal forma que los colombianos desistieron de relegarlo. Delgado llevó la iniciativa en el sprint en la recta de llegada y se impuso con relativa autoridad. Parra aseguró que Morales se equivocó porque no recordó bien la situación de la llegada, "ya que, de lo contrario, habría ganado", pero, de todas formas, reconoció que "Delgado se ha comportado como un auténtico vencedor del Tour". Induráin, Dietzen (Teka) y Fuerte (BH) se mantuvieron juntos en todo momento en el primer pelotón.

La carrera ha quedado ahora, 12 días después de su início, configurada sobre la hegemonía de Delgado, un líder que asume su papel y que afirmó que, tras las numerosas especulaciones que se desataron por su ausencia en la Vuelta del año pasado y la tardanza con que -resolvió sus dudas sobre su participación en la presente edición, quiere ganar.

Vuelve el llano.

Tras la selección que hubo ayer en la Vuelta a España con la etapa de alta montaña en los Pirineos llega de nuevo el llano entre Benasque y Jaca, porque los dos puertos -Foradada y Cotefablo- de segunda categoría que hay que superar en los 160,8 kilómetros del recorrido son de escasa relevancia, muy distanciados entre sí y alejados de la meta. Hasta el lunes, en la decimoquinta etapa, no habrá de nuevo un trazado montañoso, que llegará con la cronoescala da a Valdezcaray.La advertencia ya la había realizado durante los dos últimos días con breves y esporádicos ataques y ayer la renovó cuando en el puerto de la Espina, a casi 50 kilómetros de la meta, aprovechó una mínima aceleración impuesta por los colombianos para destacarse y conseguir casi medio minuto de diferencia, lo que obligó a trabajar a los equipos rivales.

El Kelme dispone ahora de varios corredores entre los 10 primeros clasificados de la general y se encuentra en una situación estratégica interesante, aunque no exenta de peligros por las dudas que puede provocar en su director, Velasco.

El francés Esnault (RNO) se encargó de probar que nadie estaba dispuesto a quemar sus fuerzas hasta que no se llegara a las estribaciones del alto de Cerler, de categoría especial. A sus 27 años, encontró el momcnto propicio (kilómetro 34) para abandonar el pelotón cuando el Reyrio1ds acababa de neutralizar una escapada sin mayor trascendencia. Esnault no cuenta para la general, pero, aun así, puso en evidencia el conservadurismo, incluso el miedo, con el que actuaron los equipos españoles durante buena parte del recorrido, lo que propició que llegara a disponer de una ventaja de más de 13 minutos que a punto estuvo dedarle la victoria. Tras una dura resistencia, claudicó a tan sólo cinco kilómetros de la meta. La batalla entre Parra y Delgado se libró tras numerosas escapadas, entre las que destacó la del colombiano Moncada (Postobón) y la de Gastón (Kelme).

Clasificaclones

Etapa (12ª, entre Lérida y Cerler, de 186 kilómetros): 1º Delgado (Reynolds), 5.28.23 horas. 2º Vargas (Postobón), mismo tiempo. 3º Morales (Keime), mismo tiempo. Parra (Kelme), mismo tiempo. 5º Moncada-(Postobón), a 0.01 minutos. 6º Ocaña (Zahor), a 0. 18. 7º Induráin (Reynolds), a 0.46. 8º Dietzen (Teka), mismo tiempo. 92 Gastán (Kelme), mismo tiempo. 10º Jaramillo (Postobón), mismo tiempo. 13º Etxabe (BH), mismo tiempo. 15º Fuerte (BH), mismo tiempo. 17º Muñoz (ONCE), mismo tiempo. 20º Hernández (Kelme), a 1.05. 24º Caritoux (RMO), a 1.23. 25º Pino (BH), mismo tiempo. 31º Ruiz Cabestany (ONCE), a 2.18. 32º Alonso (Teka), mismo tiempo. 36º Giovannetti (Seur), a 2.22. 38º Lejarreta (Caja Rural), mismo tiempo. 42º Blanco (Seur), a 3.04.

General: 1º Hernández (Kelme), 54.19,00 horas. 2º Morales (Kelme), a 0.17 minutos. 3º Etxabe (BH) a 1.03. 4º Farfán (Café de Colombia), a 1.34. 5º Delgado (Reyno1ds), a 2.15. 6º Hilce (Teka), a 2.16. 7º Parra (Kelme), a 2.24. 8º Moneada (Postobón), a 2.38. 9º Induráin (Reynolds), a 2.59. 10º Gastón (Kelme), a 3.06. 11º Fuerte (BH) a 3.08. 12º Dietzen (Teka), a 3.17. 14º Pino (BH), a 3.49. 18º Alonso (Teka), a 4.19. 20º Caritoux (RMO), a 4.34. 21º Muñoz (ONCE), mismo tiempo. 32º Gionvannetti (Seur), a 5.36. 34º Wechselberger (Caja Rural), a 5.54. 35º Blanco (Seur), a 6.18. 43º Lejarreta (Caja Rural), a 10.16.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Robert Álvarez

Licenciado en Periodismo por la Autónoma de Barcelona, se incorporó a EL PAÍS en 1988. Anteriormente trabajó en La Hoja del Lunes, El Noticiero Universal y el diari Avui.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS