Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ruiz-Mateos agredió al ex ministro Boyer en el edificio de los juzgados de Madrid

El empresario José María Ruiz-Mateos agredió ayer al ex ministro de Hacienda y presidente de Cartera Central, Miguel Boyer, a la salida del Juzgado de Instrucción número 7 de Madrid, donde Boyer declaró sobre una querella por injurias interpuesta por Ruiz-Mateos contra el ex ministro por acusarle de contratar a una persona para abofetearle. Ruiz-Mateos expresó su voluntad de dar "un puñetazo" a Boyer y, después de abofetearle, insistió: "Hasta que no acabe contigo no pararé". El juez de guardia de Madrid decretó ayer el ingreso en prisión incondicional de Ruiz-Mateos y dictó una orden de busca y captura por la agresión.

El ex ministro prestó declaración ante el magistrado Eladio Galán, quien expulsó a Ruiz-Mateos del acto cuando éste apostilló con amenazas las manifestaciones de Boyer. Éste decía que la agresión de que fue objeto por el ugetista Juan José Fonseca el 15 de diciembre de 1988 estuvo vinculada a "una campaña orquestada por Ruiz-Mateos". "Pues prepárate a lo que te va a venir", fue el comentario del empresario.En la puerta del juzgado, Ruiz-Mateos y su hijo Zoilo desplegaron una pancarta con el siguiente texto: "Devuélvenos lo que nos has robado". Tres de los acompañantes de Ruiz-Mateos exhibían sendas caretas que representaban a Julio Iglesias, al marqués de Griñón - ex maridos de Isabel Preysler, actual esposa del ex ministro- y al propio Boyer, este último con un muñeco en brazos, alusivo a la reciente paternidad del matrimonio. En otra careta figuraba un interrogante. Ruiz-Mateos explicó el sentido de la representación: "Es la ofensa más grande que se le puede hacer a un hombre si lo es".

Puñetazo anunciado

Mientras Boyer prestaba declaración en el juzgado, Ruiz-Mateos, acompañado de algunos seguidores, aseguraba que lo que estuviera diciendo el presidente de Cartera Central era mentira "Todo es falso, es un profesional de la mentira", afirmó, refiriéndose a Boyer. Y anticipó que si se atrevía a salir ante él "lo más probable es", dijo, "que le dé un puñetazo".A la salida del juzgado, cuan do Boyer intentaba explicar a los periodistas el contenido de su declaración, se produjo el siguiente cruce de frases:

Ruiz-Mateos: "Boyer, cuando te tenga que dar un puñetazo, te lo doy en directo, sin ugetista. Eres un mariconazo".

Boyer. "Pues a ver, no haberlo alquilado".

R.-M.: "No me conoces. Eres un cretino, un farsante y un impostor".

B.: "Ya ven ustedes si no es cinismo el acusar de injurias este individuo, ¿no?"

R.-M.: "Mira, maricón, vente a la calle. Quítate de protección y peleemos como machos, como hombres, para que no digan. Eres malvado y hasta que no acabe contigo no pararé. Te lo digo en serio".

En este momento, Ruiz-Mateos golpeó en la cabeza a Boyer, cuyas gafas cayeron al suelo y se rompieron. Los escoltas del ex ministro no lograron impedir la agresión.

Seguidamente se produjo un incidente con uno de los abogados de Ruiz-Mateos, Javier Sainz Moreno, discutió con Boyer y acusó a Preysler de intervenir en la venta de Galerías Preciados. Boyer negó estas afirmaciones y cruzó diversos insultos con el abogado hasta que intervino de nuevo Ruiz-Mateos, quien gritó: "A la cárcel". Boyer replicó: "Dé usted la cara".

En ese momento, Ruiz-Mateos, visiblemente excitado, agredió de nuevo al ex ministro, mientras decía: "Que te pego, leche, que te pego". Tras el incidente, acompañantes de RuizMateos arrojaron monedas a Boyer, cuando éste bajaba las escaleras, camino de la calle, mientras le gritaban: "Para el chalé".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de mayo de 1989

Más información

  • El juez decreta prisión para el empresario jerezano