Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de Terrassa se declara solidario con los objetores insumisos

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Terrassa (Barcelona), Ramon Maciá Gómez, de 30 años, manifestó ayer que "la insumisión [de los objetores de conciencia] es una postura ilegal, pero éticamente aprobable". Maciá, que se declaró objetor hace nueve años, criticó la decisión del titular del Juzgado Territorial Militar de Barcelona, Ricardo Izquierdo, que el pasado miércoles ordenó la detención e ingreso en la cárcel Modelo de tres objetores prófugos que se presentaron en el Gobierno Militar. "Respeto la decisión del juez, pero como ciudadano entiendo que un insumiso no representa una peligrosidad social que pueda conllevar una medida tan extraordinaria como la de prisión preventiva", dijo.El juez se mostró solidario con la campaña contra la mifi y a favor de la insumisión iniciada el pasado día 20 en diversos puntos de España por más de 60 jóvenes. Señaló también que la actual legislación española en materia de objeción de conciencia "no es buena". "Parto de la base", añadió, "de que no debería existir ni el Ejército ni el servicio militar, con lo cual no sería necesaria la legislación al respecto".

Su rechazo de la "militarización civil en particular y de la sociedad en general" fue el motivo que llevó a Ramón Maciá Gómez a declararse objetor hace nueve años. Tras diversos trámites, quedó a la espera de la aprobación de la ley de objeción de conciencia. Sin embargo, desde entonces no ha recibido ningún tipo de comunicación sobre su situación.

Maciá es hijo de un general del Ejército ya fallecido y su hermano ostenta el empleo de capitán. "Ello me permitió conocer desde dentro la estructura mifitár. En varias etapas de mi vida viví en cuarteles y en casas militares y este conocimiento influyó en mi rechazo de la militarización de la sociedad". El juez nació en Elche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 1989