Autopista de alta montaña

Próximo inicio de las obras de desdoblamiento de los túneles de la A-66, que une Asturias con la Meseta

La autopista del Huerna, que comunica Asturias con la Meseta y atraviesa el corazón de la cordillera Cantábrica, tendrá doble calzada en todo su recorrido el año 2000. La última fase del desdoblamiento comenzará la próxima primavera. El Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU) y la empresa concesionaria, Auto, pistas Concesionarias Astur-Leonesa (Aucalsa), de titularidad pública, afrontarán en los próximos 11 años una inversión de 12.280 millones de pesetas para la realización de seis nuevos túneles, con una longitud total superior a ocho kilómetros.

Las obras de desdoblamiento permitirán culminar una ambiciosa obra de ingeniería, iniciada en 1976, para salvar una impresionante barrera de crestas afiladas, vaguadas inverosímiles y agudos picachos, que aislaron desde siempre a Asturias de Castilla.Las obras para el definitivo desdoblamiento de la autopista del Huerna (la A-66, según la nomenclatura oficial), abierta al tráfico el 11 de agosto de 1983, y por la que han circulado hasta el momento más de cinco millones de vehículos, comenzarán en primavera con la construcción de los túneles y accesos de Entrerregueras, de 270 metros de longitud, y Oblanca, de 660 metros, con un coste conjunto de 1.400 millones de pesetas. A estas obras se sumará progresivamente, hasta 1993, la ejecución de los túneles de Pando y Vegaviesga. Finalmente se abordarán las dos perforaciones de mayor alcance: el túnel de Barrios de Luna, de 1.585 metros de longitud, y el del Negrón, el más largo del trazado, con 4.110 metros y un coste de 6.000 millones de pesetas. El Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo anticipará a Aucalsa el 50%. del importe de las inversiones necesarias.

Puente atirantado

La del Huerna es la única autopista española cuyo trazado discurre íntegramente por alta montaña. Para su ejecución fue necesario realizar desmontes con alturas superiores a los 100 metros y rellenar terraplenes de hasta 110 metros de profundidad; construir 30 viaductos con una longitud total de 2.500 metros; perforar ocho túneles, que totalizan 8,5 kilómetros de calzada bajo la cordillera, y salvar un pantano, el de Barrios de Luna, en la provincia de León, con la instalación de un puente atirantado y con tablero de hormigón, una esbelta construcción que recibe el nombre de su ingeniero proyectista, Carlos Fernández Casado, y que en el momento de su inauguración, en 1983, batió el récord mundial de longitud en realizaciones de esta modalidad.

El trazado de esta autopista, que se adentra por un paisaje bronco y muy agreste, pero por eso mismo de gran belleza, parte de una cota de 350 metros sobre el nivel del mar en Campomanes, provincia de Asturias, y alcanza su máxima altura 22 kilómetros después, en el interior del túnel del Negrón (1.225 metros sobre el nivel del mar). Desciende más tarde, en Onzonilla, ya en territorio leonés, hasta los 810 metros de altitud. El desnivel máximo, a lo largo de los 86,7 kilómetros de autopista, no supera el 6%, mientras que en el puerto de Pajares, la vía alternativa y, hasta hace casi seis años, principal ruta de tránsito entre el Principado y Castilla, se rebasa en determinados tramos el 18% de rampa máxima. La dulcificación del trazado por el que discurre la A-66 ha supuesto ingentes movimientos de tierra. Sólo en el tramo comprendido entre los túneles del Negrón y Pando se llegó a retirar un millón de metros cúbicos de materiales por cada kilómetro construido de calzada.

Por sus características, la autopista del Huerna está sometida a muy adversas condiciones climatológicas en invierno y a temperaturas extremadamante bajas. No obstante este inconveniente, los medios mecánicos de que dispone para retirar la nieve, los almacenamientos de sal para combatir la formación de hielo y la vigilancia de las temperaturas a lo largo de su recorrido han bastado hasta ahora para que nunca se haya cerrado al tráfico en los casi seis años que lleva en servicio. Sólo el año pasado fue necesario en una ocasión detener la circulación durante algo más de una hora debido a una fortísima ventisca que impedía totalmente la visibilidad.

Sin embargo, el índice de frecuentación de vehículos sigue siendo bajo, aunque con tendencia creciente, y el de accidentes alto.

Al igual que la llamada carretera de Castilla, que supera la cordillera por el puerto de Pajares y que tardó medio siglo en llevarse a cabo (1772-1832), la del Huerna habrá necesitado 24 años para ser terminada. Pero, también como aquella, la A-66 facilita la comunicación del Principado con el resto de España y proyecta más allá de los límites de la comunidad autónoma el principal eje de la región, el que recorre de norte a sur, y en tomo al cual se asienta el 60% de la población de Asturias y el 80% de su industria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de marzo de 1989.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50