Danny Ainge, un histórico de los Celtics, traspasado a los Kings de Sacramento

Danny Ainge, uno de los jugadores históricos de los Celtics de Boston, fue traspasado ayer a los Kings de Sacramento. Ainge forma parte de una operación de intercambio de jugadores con la que los Celtics tratan de acabar con su malísima racha de resultados en la NBA, que puede dejarles fuera de los play-off finales. Ainge, de 29 años, era uno de los jugadores más carismáticos de los Celtics. Los Kings de Sacramento, su nuevo equipo, es uno de los más modestos de la competición.

Los dirigentes de los Celtics llegaron ayer a un acuerdo con los Kings de Sacramento por el que cambiaban a Ainge, un escolta de 1,96 metros, y a Brad Lohaus por Ed Pinckey y Joe Kleine. Ainge abandona así Boston tras ocho temporadas en el equipo, al que llegó procedente de la Universidad de Brigham. Este año, a raíz de la lesión de Larry Bird, Ainge era el portador del mítico orgullo céltico, pero, pese a su promedio de 15,6 puntos por partido los directivos han preferido prescindir de él. Brad Lohaus, que también forma parte de la operación, es un ala-pivot de 2,13 metros y 24 años, y cumplía su segunda temporada en los Celtis. Su promedio era de seis puntos y apenas tres rebotes por partido.Los Celtics, con este cambio, tratan de mejorar su juego interior, en manos casi exclusivamente de Robert Parish, de 35 años, y, Kevin McHale, de 31. Tanto Ed Pinckney, 2,07 metros, como Joe Kleine, 2,13, son jugadores muy defensivos Sin embargo, no eran titulares en los Kings de Sacramento.

Otro fichaje

Otro equipo que ultimó ayer un fichaje, aprovechando la fecha límite que marca para ello la NBA, fue los Knicks de Nueva York, que cerró la operación de adquisición de Kiki Vandeweghe, hasta ahora alero de los Portland Trail Blazers. Los Knicks, a cambio, ceden a los Trail Blazers la primera elección en los, drafts universitarios de este año.

Vandeweghe, de 30 años y 2,03 de altura, no era titular en Portland, donde perdió su puesto en el cinco inicial tras la lesión que le tuvo apartado del equipo varios meses al principio de la temporada. Vandeweghe, además, estaba seriamente enfrentado al técnico Mike Schuler, y los Knicks, que buscaban un especialista en los lanzamientos exteriores, se hicieron con sus derechos.

Sin embargo, los Knicks han puesto como condición para el cierre definitivo del fichaje que Vandeweghe, uno de los mejores especialistas de la NBA en lanzamientos triples, supere una prueba médica para saber si definitivamente ha superado su grave lesión.

Ayer, precisamente, los Knicks consiguieron su 20º victoria consecutiva en su campo, al vencer a los Charlotte Hornets por 139 a 114. Los Knicks se han convertido, junto a los Cleveland Cavaliers, en la revelación de este año.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS