El clamor popular evita que el Congreso de EE UU se suba el sueldo

El Congreso norteamericano se vio forzado ayer a votar contra una subida salarial del 51% para los legisladores, altos cargos del Ejecutivo y jueces federales. Una auténtica rebelión ciudadana detuvo la maniobra, dejando malparada en la pelea la reputación del Parlamento, así como al Partido Demócrata y al líder de la Cámara de Representantes, Jim Wright.El clamor popular atacaba la maniobra de congresistas y senadores, que, sin votar, para que el tema pasara lo más inadvertido posible, pretendían ganar al año 135.000 dólares (más de 15 millones de pesetas), desde los actuales 89.500. La acción popular se tradujo en actos que iban desde el insulto hasta el envío de condones a un congresista ("para la próxima vez que nos queráis joder"). La subida iba a afectar también a 800 altos funcionarios del Ejecutivo y a 1.113 jueces federales.

Página 2

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de febrero de 1989.